Get Adobe Flash player





Aspectos Legales sobre la violencia doméstica en Japón

Por: | en: Temas Legales | el: | Imprimir Print



En el año 2001 se aprobó y puso en vigencia la "Ley de Prevención de la Violencia Conyugal y Protección de Víctimas” (Haigusha kara no Boryoku no Boshi oyobi Higaisha no Hogo ni kansuru Horitsu), la misma que fue modificada (2004 y 2007) a fin de fortalecer los mecanismos de protección a las víctimas de violencia doméstica (1*) Si bien, en líneas generales, son más las mujeres quienes sufren golpes y lesiones de su pareja o cónyuge, un estudio de la Oficina de Gabinete - Dirección de Igualdad de Género (Danjo Kyodo Sankaku Kyoku, Naikaku-Fu), señala que los hechos violentos, sean verbales, físicos o de conductas se dan en ambos sexos. Actualmente, los hombres son objeto de hostigamiento, ser ignorado, abandonado o perseguido, etc., por la mujer.

La ley en mención protege al cónyuge violentado y estipula mecanismos administrativos y judiciales para garantizar los servicios de consulta a nivel de prefecturas, municipios, comisarías y ONGs especializadas en violencia doméstica. Las víctimas son orientadas para evitar la continuación del daño y si es necesario, le brinda protección temporaria en un refugio público o privado a fin de que no sea perseguido ni encontrado por su agresor.

Según datos de la Agencia Nacional de Policía, durante el 2008, se contabilizaron 25,210 consultas de violencia doméstica en todo el país, un 20.1% más que el año anterior, de las cuales el 98% eran mujeres en vida matrimonial. Por estrato de edades el 21% tenía de 20 a 29 años, el 36.2% de 30 a 39 años y el 22.1% de 40 a 49 años. Junto a estas consultas, se registraron también 14,657 consultas sobre acoso obsesivo (stalker) de las cuales el 90% eran mujeres casadas, solas o separadas. Asimismo, las estadísticas indican que se produjeron 77 homicidios por violencia conyugal.

Durante el 2009, se contabilizaron e identificaron 28,158 consultas de violencia doméstica y 14,823 de acoso obsesivo. De estos totales, 44 terminaron en homicidio y 11 en intento de homicidio o lesiones agravadas. En este mismo período, los tribunales dictaron 2,429 medidas de protección a la víctima (hogo meirei) y 92 fueron arrestados por no cumplir la orden judicial. Relacionado a violencia doméstica, 853 fueron procesados por lesiones, 552 por hechos violentos y 44 por homicidio.

Las sucesivas reformas a la ley han permitido proteger también a la mujer divorciada y ordenar el alejamiento también del hijo de la víctima; la cónyuge puede solicitar al tribunal esta medida de protección (hogo meirei moshitate). La exigencia excesiva de visita al hijo del padre ya separado o divorciado, las expresiones de amenaza, reiteradas llamadas o correos con insultos, llamadas, fax o mail fastidiosos y en horarios nocturnos, envío de paquetes molestos, gestos o expresiones difamatorios, publicación en blog o sitios digitales u otros medios sobre la intimidad de la pareja o de hechos que afectan al pudor, etc.; pueden ser motivo de expulsión temporal o alejamiento del autor del hecho.

La orden de protección por violencia de género (hogo meirei) se manifiesta de 3 formas:
• Orden de alejamiento (sekkin kinshi meirei): El juez puede dictar esta prohibición para proteger a la pareja o expareja y a sus hijos hasta un lapso máximo de 6 meses.
• Orden de expulsión (taikyo meirei): Se expulsa al autor de la violencia doméstica hasta un máximo de 2 meses sin que pueda acercarse al domicilio.
• Orden de no comunicación (denwa-to kinshi meirei): Significa que no puede llamar por teléfono, ni mandar e-mails ni fax, ni puede exigir la visita de su hijo ni de la cónyuge o pareja objeto de violencia, etc.

Dentro de este contexto, antes de emprender la acción judicial, es conveniente que haya varias denuncias y consultas en la comisaría local. Si no cesan los hechos de violencia ni las amenazas hacia la víctima, ésta puede solicitar la "Asistencia especial al director general de la policía de la Prefectura” (keisatsu honbucho-to no enjo), a fin de que la policía pueda solicitar a las instituciones correspondientes ayuda y colaboración para ocultar a la víctima, no dar a conocer el paradero o el nuevo domicilio, etc. 

Si incumple las medidas del juez, el autor de la violencia puede ser procesado judicialmente con una pena máxima de 1 año de prisión o multa de hasta 1 millón de yenes.

Es muy importante que cuando comienzan los hechos de violencia, la víctima (el/la cónyuge), guarde todas las pruebas y tome nota de los mismos (fotos, fax, copia de los e-mails, anotaciones de la fecha y hora de las lesiones y amenazas) y haga la denuncia de daños "higai todoke” en la comisaría local. En muchas comisarías existen mujeres policías especializada en violencia doméstica y la ley prevé que en las prefecturas y organismos como el "haigusha boryoku sodan shien center” (centro de ayuda y consulta sobre agresión por parte del cónyuge)se ubiquen a consejeras especializadas.

Si no existen denuncias previas pero la víctima desea hacer la demanda por violencia doméstica y solicitar al juez la aplicación de la orden de protección, es necesario que haga una declaración jurada (sensei kyojutsu) ante un notario público (koshonin) describiendo los detalles de la situación de violencia. Cuando no existen suficientes pruebas el juez puede rechazar el pedido. Caso contrario, se harán varias sesiones por separado para escuchar los argumentos de ambas partes y dirimir las pruebas. En el alegato final, la otra parte puede presenciar la audiencia. Cuando se trata de casos muy graves donde peligra la vida de la víctima, el juez puede sentenciar con mayor rapidez y ordenar el alejamiento y prohibir todo tipo de contacto con la víctima. La sentencia es notificada al centro de ayuda y a la comisaría respectivos.

En el caso de extranjeros, por el problema del idioma, se hace necesario que la víctima busque un intérprete que la apoye. Algunas instituciones como la LAL-Línea de Asistencia al Latino, sito en Yokohama, suelen atender en castellano(2*). También, desde luego, hay instituciones privadas(3*).

De cualquier manera, es necesario e indispensable que la víctima actúe con firmeza y en compañía de algún familiar por los temores e incertidumbres que sufre. Muchas veces se da que aunque consultan no actúan por posibles represalias o miedo a perder a su pareja o acabar la relación matrimonial, o a ir a la comisaría para dejar constancia de las denuncias y consultas formales pues queda escrito en un expediente.

Escrito por: Lic. Alberto Matsumoto

Enlaces:1* http://www.courts.go.jp/saiban/syurui/minzi/minzi_05_03.html
           2* http://www.jso.5u.com/lal/ Línea de Asistencia al Latino
               Free Dial 0120-66-2477 (Yokohama Inochi no Denwa)
              o al 045-336-2477 en español (Ver aviso al final de la página)
           3* http://sougou-kyusai.com/





COMENTARIOS


tu nombre*

correo electronico*

comentarios*

validador*
 










Cuenta en Japón para damnificados en Perú, Campaña #UnaSolaFuerza




  • Boletín de Noticias

  •  
  • Suscribirse

















Copyright © , Revista Latina | Aviso Legal y Protección de Datos.

X