Get Adobe Flash player





Divorcio en Japón y la lucha por la patria potestad

Por: | en: Asistencia al Extranjero | el: | Imprimir Print



El divorcio no es otra cosa que la disolución del vínculo del matrimonio, muchas veces se llega a este punto cuando la relación de pareja se vuelve lejana y en ocasiones conflictiva. Pero el término de la unión conyugal no es una decisión fácil y en muchos casos implica discusiones y enfrentamientos por los bienes o la tenencia de los hijos; además está todo el proceso legal que es necesario conocer sobre todo cuando somos extranjeros y residimos en un país cuya legislación desconocemos, ya que al igual que el matrimonio, el divorcio tiene exigencias y responsabilidades legales.En el mundo, sobre todo en países desarrollados, las estadísticas sobre el divorcio son muy altas, se indica que en algunos lugares se registran anualmente más divorcios que matrimonios. En Japón, según los datos públicos que se encuentra en la Web del Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social (mencionamos solo un año y una nacionalidad como referencia), indica que durante el año 2010, 312 personas de nacionalidad peruana registraron su matrimonio en el carnet de extranjería y 93 hicieron lo mismo pero con su divorcio; esta estadística proporcionalmente es muy similar en años anteriores.El divorcio es entonces una realidad en nuestra comunidad y para explicarnos algunas pautas sobre su proceso en Japón, entrevistamos al Licenciado Alberto Matsumoto, quien conoce a profundidad el tema gracias a su colaboración durante años en los diferentes juzgados de familia de Japón. También visitamos los consulados de Perú y Colombia en Tokio para tener un panorama más amplio sobre el tema y los consulados de México y España nos contestaron algunas preguntas vía e-mail.

Lic. Matsumoto muchas gracias por su permanente colaboración. Sabemos que el tema del divorcio es muy amplio y que dependiendo de cada caso hay particularidades diferentes, pero nos gustaría tener algunas pautas generales. Nuestra primera pregunta es, ¿en el caso de los latinos, basta con ir a la municipalidad, escribir y sellar un documento para estar divorciados así como es el caso de los japoneses?
Primero hay que aclarar un punto muy importante, cuando se realiza un matrimonio en Japón donde uno o ambos cónyuges es extranjero, el cónyuge extranjero está obligado a registrar el matrimonio en su respectivo consulado, esta entidad no los casa pero sí revalida el matrimonio ante las leyes del país de origen. Pero que pasa, cuando uno decide divorciarse, el matrimonio entre extranjeros no depende en sí de las leyes japonesas sino de la legislación del país donde fue asentado dicho matrimonio, en este caso es necesario que el divorcio se tramite de acuerdo a los procedimientos legales de cada país.¿Cuándo se gestiona ante la municipalidad?En el caso de que uno de los cónyuges sea japonés o ambos sean de diferentes nacionalidades y se hayan casado dentro de Japón, se puede realizar como primer paso el divorcio en el municipio, aunque este procedimiento no es definitivo. Repito es necesario revalidar el divorcio ante las leyes de cada país, este proceso administrativo se da claro está, si las partes no tienen discusión alguna y están divorciándose de mutuo acuerdo.
En la municipalidad basta con llenar un formulario (rikon todoke), sellarlo con sus respectivos sellos personales (inkan) y los datos de dos testigos; con esto queda disuelto el matrimonio. En el caso de los japoneses, adjuntan el registro de familia (koseki) y si son extranjeros, deben adjuntar la Constancia de Registro de Extranjería (toroku genpyo kisai jiko shomeisho) y la partida de matrimonio o constancia de registro de matrimonio (kon-in juri shomeisho), de haberse casado en Japón. Pero, repito no están totalmente divorciados y muchos menos están en condiciones de contraer un nuevo matrimonio.

¿Y si la pareja es extranjera y ambos esposos tienen la misma nacionalidad?
En este caso el procedimiento correcto es gestionar la nulidad o el divorcio ante las autoridades de supaís y luego presentarse ante el municipio japones para presentar esa constancia de divorcio (sentencia y/o constancia de matrimonio con la inscripción de divorcio, en el caso de los peruanos es un documento de la RENIEC). Hay regulaciones y criterios de Derecho Internacional Privado y la Ley de Aplicación de Leyes de Japón que no permiten el divorcio entre extranjeros de la misma nacionalidad, así lo hayan realizado dentro de Japón bajo esta modalidad (debo admitir que he visto divorcios de peruanos o argentinos hechos en un municipio japonés).

Luego de firmar el divorcio en la municipalidad, cuando es de mutuo acuerdo ¿se tiene que elevar este documento ante algún notario japonés?
No necesariamente. Pueden hacerlo si desean especificar pautas de divorcio como la división de bienes e inmuebles, frecuencia de pagos de manutención, entre otros; no es obligatorio este procedimiento. Lo que si es obligatorio es el procedimiento en sus países y en algunos casos creo que deben notificar en el Consulado de su país, lo que no significa que queden divorciados por las leyes de su país. Con respecto a esto, por favor, averigüen bien en sus respectivos Consulados.

Supongamos que una persona se casa con otra de distinta nacionalidad o con un japonés y NO registra este matrimonio en su consulado; al momento de divorciarse ante el municipio japonés, si luego de un tiempo desea volver a casarse¿puede hacerlo o tendrá algún impedimento?
De hacerlo estaría cometiendo bigamia, ya que un matrimonio independientemente del país en el que se realice tiene que registrarse en el país del cual tenga uno la nacionalidad. Actualmente en Japón si un extranjero en cuyo registro aparece que estuvo casado desea volver a casarse, al márgen de la nacionalidad de su ex cónyuge, el municipio le exigirá una constancia de que su divorcio fue asentado también en su país. Aunque no esté notificado ante el consulado y por ende no se haya remitido este documento a los registros civiles, igual están casados y deberán seguir el procedimiento de disolución o divorcio según la ley de cada país de las partes implicadas; de no hacerlo y volver a casarse estaría cometiendo bigamia, un delito grave que se castiga con pena de cárcel en la mayoría de países al procesado ser detectada o denunciada, en Japón tiene pena privativa de libertad de hasta 2 años (Art. 184, Código Penal).
Cuando uno se casa dentro de Japón, los documentos que se requieren como la constancia de soltería o la constancia de divorcio si fueran segundas nupcias, son enviados al Departamento de Asuntos Legales (homukyoku) del Ministerio de Justicia para su inspección (comprobación de identidad, verificación de las documentaciones, antecedentes de matrimonio previo, etc.), por eso se descubre si están en condiciones de contraer o no un segundo matrimonio.

¿Cómo se procede en los casos en los que no hubiera mutuo acuerdo?
Cuando no existe acuerdo sobre el divorcio ya sea por un conflicto de intereses como la tenencia de los niños, deudas o por diferentes motivos, se puede recurrir como primera instancia al tribunal de familia (katei saibansho). En el caso de que el matrimonio se haya realizado fuera de Japón pero la pareja reside aquí, se puede también solicitar la mediación (chotei / shimpan) del tribunal de familia; esto no indica una exoneración en el proceso requerido en cada país, solo es una mediación para que la pareja pueda llegar a un acuerdo en los temas en disputa pero luego es necesario realizar todo el proceso del divorcio tal y como lo estipulan las leyes de sus respectivos países.

¿Esta mediación es como un juicio?
No, esta es una primera etapa en la que personal designado por el juzgado de familia trata de mediar para llegar a un acuerdo favorable entre la pareja sin que se necesite llegar a un procedimiento judicial. De todos modos, la sentencia lo dicta un juez y por ende se especifica que la decisión judicial tiene valor de sentencia, lo que facilita el procedimiento de reválida o exequatur en el país de origen.

¿Se necesita de un abogado?
No se requiere abogado pero si se desea se puede contratar uno como asesor, aunque eso implica asumir los costos de este servicio. Esta mediación requiere la presencia de ambas partes y de no dominar el idioma japonés puede ser acompañado por un traductor (pagado por la parte que lo necesita). El proceso es muy simple y económico, se llena un formulario en japonés, se adjunta la constancia de domicilio y la constancia de extranjería de ambas partes; pasado unos 30 días aproximadamente llegará una notificación de la audiencia con la fecha de presentación para la mediación.

¿Qué sucederá durante la mediación?
En principio encontrarán a 2 o 3 mediadores, ellos son personal contratado por el tribunal; en muchos casos son abogados o fiscales retirados con una amplia experiencia social, también podrían ser asistentes sociales o maestros de escuela también retirados; en el caso de mediación entre una pareja extranjera, se podría llamar a personas que tengan experiencia en divorcios internacionales, pero eso depende del juzgado de familia.
Durante el proceso ninguna de las partes se enfrenta, los ambientes y el proceso está diseñado para que primero ingrese la parte demandante para realizar sus descargos que previamente han sido escritos en la solicitud de mediación, luego será el turno del demandado que hará lo propio; ambas partes no podrán estar al mismo tiempo en la sala ni se verán bajo ninguna circunstancia durante la mediación y entrarán las veces que sea necesario para exponer sus razones (todo esto puede llevar un total de una hora a hora y media). Un detalle importante es que los mediadores buscarán en un primer momento ver si existe alguna opción para una reconciliación o por lo menos que la separación definitiva sea en buenos términos. Es importante indicar que existen multas de hasta 50,000 yenes por incumplir injustificadamente a estas citaciones.

¿Qué ocurre si se llegó a un buen término o por lo menos un acuerdo entre ambas partes?
Al terminar todo el proceso de mediación y llegar a un acuerdo, si la pareja continúa con la determinación de divorciarse, ingresa en ese momento un juez quien solicitará la presencia de ambas partes al mismo tiempo y consultará si el divorcio es la única opción, de ser así se definirá la patria potestad en caso de que hubiera hijos menores de edad, también podría llegarse a un acuerdo sobre la manutención de los mismos; acto seguido levantará un acta de divorcio, la cual tendrá un plazo de 10 días para ser anulada por cualquiera de los cónyuges antes de pasar a ser una sentencia firme y definitiva. Los mediadores no firman nada, su función es de fungir como facilitadores del diálogo e interlocutores entre dos personas, que en este caso una pareja de esposos.

Hay casos en los que a pesar de que la pareja se divorcia de mutuo acuerdo ante el municipio, ¿se solicita la mediación de un tribunal de familia?
Existen casos de divorcios de mutuo acuerdo que luego de un tiempo terminan en los tribunales de familia por factores como la manutención de los hijos o la visitas programadas que comúnmente las solicitan los padres ya que la patria potestad la tiene por lo general la madre; esto no indica que la pareja tenga que rehacer el divorcio, simplemente buscan la mediación en temas específicos.Cabe indicar que al divorciarse de mutuo acuerdo en los municipios, en la parte baja del formulario, es requisito obligatorio indicar cuál de los progenitores se queda con la custodia de los niños, de no indicarse la municipalidad no acepta esa solicitud.

Si luego de la mediación no se llega a un acuerdo, ¿cuál es el siguiente proceso? 
Dentro del mismo tribunal de familia existen diferentes categorías de mediación, porque una cosa es que estén de acuerdo con el divorcio pero si por ejemplo no hay acuerdo en la patria potestad de los chicos, en principio, el juez no daría la aprobación para ese divorcio porque el tema de la patria potestad es muy delicado.
Si luego de varias reuniones de mediación, que por lo general son una vez al mes, no se logra llegar a un acuerdo, el juez, en los casos que lo considere necesario, puede unilateralmente arbitrar (shimpan) y dictar sentencia estableciendo las pautas del divorcio. Sin embargo, si en un plazo de 2 semanas, la parte que está disconforme eleva una Nota de Objeción (igi no moshitate), esa sentencia queda sin efecto. De continuar la disputa el demandante tendría que realizar una demanda ante un tribunal ordinario de primera instancia en lo civil y eso sí requiere la presencia de un abogado y tiene costos relativamente elevados.

¿Se puede ir a un juicio sin pasar por la mediación?
No, la primera instancia es la mediación ante un juzgado de familia que es una etapa obligatoria antes de llegar a un litigio. 

Si el matrimonio se realizó en el extranjero  pero se desea solicitar la mediación de un juzgado de familia japonés en casos específicos, ¿que ley se aplica?
Cuando se solicita la mediación de estos casos por lo general son para temas de patria potestad o manutención; el juez antes de dictaminar alguna sentencia puede solicitar información sobre las leyes de los países de los cónyuges para ver si la ley japonesa no entra en contradicción con la ley de su país; por ejemplo la legislación de Argentina dice todos los nacionales que viven en el extranjero deben regirse por la legislación del país donde residen, pero cada país tiene regulaciones diferentes. Otra situación es que el juzgado de familia japonés rechace mediar y emitir una sentencia por la complejidad del caso. La verdad que lo ideal es realizar el trámite judicial en sus respectivos países. Cabe señalar que cualquier sentencia emitida por un juzgado de familia japonés solo es válido dentro del territorio nipón y luego tienen que revalidarlo en el país de origen.

Y en los casos de violencia doméstica, ¿cómo protege el sistema a la persona violentada o a los niños?
En el 2007 se promulgó la ley de violencia doméstica, esta ley facilita los procesos en estos casos y brinda protección a la persona que sufre de abuso, sea físico, sexual y/o psicológico. Lo primero que tiene que hacer la persona violentada, sea mujer u hombre, es recurrir a las instituciones públicas y realizar las denuncias respectivas; actualmente existen muchas comisarías que tienen mujeres policías entrenadas específicamente para atender estos casos. Las denuncias son importantes puesto que para que un hecho de violencia doméstica llegue a un tribunal y exigir el alejamiento o una orden de restricciones se requiere de un proceso judicial y de pruebas. Este proceso se realiza también ante un tribunal de familia y el sistema está diseñado para proteger a las personas que sufre estos abusos. Uno puede ir al mismo juzgado de familia y allí hay una consultoría (sodan shitsu) y si realmente la situación es grave pueden recomendarle un lugar de refugio en donde se mantiene en total secreto la ubicación del denunciante, mientras se lleve a cabo el proceso y luego de esto se gestiona todo un sistema de protección para que no exista forma de que el abusador pueda conseguir información de la persona agredida.

¿Existen otras instituciones que ayuden también en caso de violencia doméstica?
Desde antes de que se promulgara esta ley existen cientos de ONGs, NPOs y diversas instituciones que brindan ayuda y consultoría. En los mismos municipios y prefecturas hay asistentes sociales que pueden informarles, en algunos hospitales, en el juzgado de familia, entre otros. Generalmente se denominan "josei center” (centro de ayuda a la mujer), "josei sodanjo” (oficina de asistencia a la mujer), etc.

¿Qué sucede en el caso de litigio por bienes o cuando existe deudas como una hipoteca?
En este punto es muy difícil generalizar ya que intervienen muchos factores. Lo que si puedo decir es que así como en el divorcio se dividen los bienes, también se dividen las deudas; por ejemplo, la pareja adquirió una hipoteca y luego de 5 años decide divorciarse quedando aún 20 años de hipoteca por pagar, si la esposa quiere parte del inmueble tiene que asumir al mismo tiempo parte de la deuda que le corresponde y así en cualquier obligación que como cónyuges hayan contraído, claro está que se puede llegar a un acuerdo sobre estos temas antes de entrar en conflicto. En Japón los bienes que se adquieren dentro del matrimonio no se dividen por lo general mitad y mitad, si no según los aportes que hayan realizado cada uno a menos que la pareja decida tener un acuerdo especial.

Si deseamos asesorarnos con un abogado pero no contamos con muchos recursos ¿a dónde podemos acudir?
Varias municipalidades tienen un servicio de consultoría con abogados especialistas en diferentes ramas, en casi todos los casos son en japonés. También se puede ir a la Asociación de Abogados de su ciudad (bengoshi kai), allí permanentemente hay abogados de turno y que atienden temas de todo tipo. En ambos casos los costos son relativamente más asequibles que una consulta privada.

Agradecemos su tiempo Licenciado, algunas palabras finales para los miembros de la colectividad referente a este tema.
A pesar de que vivimos en el extranjero es importante cumplir con los procedimientos civiles de nuestros países, tal es el caso de registrar el matrimonio, el nacimiento de los hijos, notificar cambios en la cédula de identidad o el DNI, etc.; en los tiempos estipulados. No se puede esperar 5 o 10 años en registrar un matrimonio o el nacimiento de un hijo por ejemplo, además, en casos de emergencia o de situaciones críticas es importante tener losdocumentos en regla. Sobre el tema específico del divorcio les aconsejo primero asesorarse con la legislación de sus países y no solo realizar el trámite en Japón sino gestionar todo el proceso en su país o ante las autoridades respectivas.

Consulta 1: Consulado de Perú en Tokio
1. ¿Cuál es el procedimiento en caso de divorcio de un ciudadano peruano radicado en Japón?
La mayoría de casos que atendemos son de parejas que se casaron aquí bajo las leyes japonesas, en estos casos, si se quieren divorciar tienen dos opciones, o se divorcian primero bajo la ley japonesa obteniendo su sentencia de divorcio, con este documento vienen al consulado y hacen un poder a un abogado contratado previamente en Perú, para que les realice un trámite llamado "exequátur” que es el reconocimiento de una sentencia extranjera. El otro caso es cuando se casan en Perú y luego de llegar a Japón deciden divorciarse, en estos casos tienen que tramitar un poder para gestionar su divorcio en el Perú porque es ahí donde se casaron. Cuando se emite la resolución de disolución del vínculo matrimonial deben presentarla ante la municipalidad donde se casaron para ser anotado en la partida de matrimonio original, a partir de ese momento ambos cónyuges pasan a tener como estado civil "divorciado”. A su vez este hecho debe ser informado ante el consulado del país donde se encuentra residiendo, en este caso aquí. Muchos peruanos que residen en Japón omiten este trámite no tienen actualizado su estado civil en su Documento Nacional de Identidad (DNI) y/o en su Pasaporte. 

2.  En caso de divorcio, en relación a la patria potestad de los hijos ¿Cuáles creen son los mayores problemas o complicaciones que se dan y qué tipo de apoyo puede brindar ésta oficina consular?
La mayoría de parejas que acuden a este consulado para tramitar su divorcio lo hacen por mutuo acuerdo e inclusive ya han definido aspectos como la custodia de los hijos, manutención y muchas otros temas. Aunque, cabe señalar que tenemos casos de problemas de patria potestad pero por lo general ocurre en los matrimonios internacionales. En este tipo de problemas, nosotros como consulado no podemos intervenir directamente como autoridad, para eso están las autoridades locales, solo podemos aconsejar y orientar. 

3. ¿Cuál es el procedimiento para asentar un matrimonio realizado en Japón?
La partida de matrimonio emitida por la municipalidad sellada por Relaciones Exteriores de Japón (gaimuisho) y traducida al español. Con estos documentos se presentan ante nosotros para hacer el registro civil de dicho matrimonio requiriéndose la presencia de ambos cónyuges.4. ¿Cómo consulado algún mensaje a su comunidad a fin de orientar sobre el tema?Les recomendaríamos que para hacer un poder previamente consulten con un abogado la redacción de la minuta, porque hay personas que envían sus minutas y las tienen que volver a hacer hasta 3 veces porque no están bien asesorados. Otro punto que cabe mencionar es que las  personas que se casaron en Japón y asentaron su matrimonio en el consulado, si se divorcian también deben tramitar su divorcio ante las leyes del Perú, ya que hay muchos casos de personas que vienen diciendo que están divorciadas y que quieren volver a casarse y se dan con la sorpresa de que no pueden porque para Perú siguen estando casadas. No olviden que para realizar cualquiera de estos trámites es necesario tener actualizado su Documento Nacional de Identidad (DNI).


Consulta 2: Consulado de Colombia en Japón
1.¿Cuál es el procedimiento que un ciudadano colombiano que se casó ya sea en Colombia o en Japón, debe realizar en caso desee divorciarse?
En el caso de dos colombianos casados en Colombia o un colombiano casado con japonés en Colombia; en ambos casos el divorcio no lo pueden realizar desde aquí, tienen que apoderar a un abogado en Colombia. Tienen que venir al consulado para hacer un poder para el abogado que en Colombia los represente ante un juzgado de familia o ante la misma notaria donde registraron el matrimonio. Si es un divorcio por mutuo acuerdo se hace rápido, solo se debe avisar a la notaria; pero si hay litigio deben acudir al juzgado de familia. Por otro lado, en el caso de que el matrimonio haya sido realizado en Japón y registrado en este consulado, si deciden divorciarse, deben traer el registro familiar de la municipalidad (koseki) o constancia de divorcio traducido al español. Con cualquiera de estos documentos nosotros procedemos a asentar el divorcio. Es decir que tanto el matrimonio como el divorcio realizado en Japón cuyos documentos son presentados son asentados por este consulado y son válidos para Colombia. No es necesario que se vuelva a hacer el trámite en Colombia.

2.  En caso de divorcio, en relación a la patria potestad de los hijos ¿Cuáles creen son los mayores problemas o complicaciones que se dan y qué tipo de apoyo puede brindar su oficina consular?
Nosotros no tenemos ninguna ingerencia sobre el tema, lastimosamente hemos tenido algunos casos de litigios sobre la patria potestad sobre todo en divorcios de matrimonios internacionales; ocurre en algunos casos que la parte japonesa se queda con el hijo sin que haya un acuerdo previo de por medio, se lo queda y prácticamente lo rapta pues la parte extranjera no puede verlo, es decir queda sin ningún derecho sobre éste. Estos casos ya los hemos tenido en algunas oportunidades y hasta tanto Japón no se haga miembro y no ratifique la Convención de La Haya de 1980, no podemos hacer nada. También se han dado casos en los que algún colombiano se haya llevado consigo a su hijo, cometiendo el lo que se conoce como "extracción de menores”, generalmente han sido madres desesperadas que cuando se han dado cuenta que la parte japonesa definitivamente se va a quedar con el hijo, han decido llevárselo como última medida. 

3. Sobre el tema tratado ¿qué recomendaciones o consejos les daría a sus connacionales? 
Bueno, hay colombianos que habiéndose casado en Japón han ido directamente a Colombia a inscribir el matrimonio en una notaria y esto les ha generado algunos problemas porque ya tienen que apoderar a un abogado para que realice los trámites en Colombia porque nosotros no podemos intervenir. Entonces mi recomendación sería que si se casan en Japón registren su matrimonio en este consulado, porque de lo contrario van a tener que hacer todo un trámite legal en Colombia, lo cual es muy costoso y complicado. Por el lado de la patria potestad, le hemos hecho un seguimiento al tema de la adhesión de Japón al Convenio de La Haya y vemos que todo va marchando bien, en Japón los procesos son largos, pero creo que dentro del corto al mediano plazo vamos a tener noticias positivas. Una vez Japón se haga miembro de la Convención de La Haya este aspecto civil de la sustracción internacional de menores, se nos va a facilitar mucho la seguridad para los litigios de patria potestad con menores de parejas internacionales. 


Consulta 3: Consulado de México en Japón
1. ¿Cuál es el procedimiento en caso de divorcio de un ciudadano mexicano con una persona de otra nacionalidad?
En el caso de México, no hay convenio con Japón para la homologación de los actos del registro civil (nacimiento, matrimonio, divorcio, defunción). Cada acto se realiza en cada país de acuerdo con sus disposiciones legales.

2.  En caso de divorcio, en relación a la patria potestad de los hijos ¿Cuáles creen son los mayores problemas o complicaciones que se dan y qué tipo de apoyo puede brindar vuestra oficina consular?
El Convenio en ejercicio de la patria potestad de menores y personas con limitaciones es el documento que sus padres otorgan para hacer constar los términos en que ejercerán temporalmente la patria potestad. El Código Civil para el Distrito Federal de México dispone en su artículo 417 que los que ejercen la patria potestad, aun cuando no tengan la custodia, tienen el derecho de convivencia con sus descendientes, salvo que exista peligro para éstos. No pueden impedirse sin justa causa las relaciones personales entre el menor y sus parientes. Los padres deben ejercer la patria potestad en conjunto y, si se separan, se pondrán de acuerdo sobre este punto y, a falta de acuerdo, el Juez de lo Familiar resolverá. Por otro lado, algunos de los problemas que aquejan a nuestro país actualmente, no en el caso de Japón, sino más bien en el de países donde se encuentra un mayor número de mexicanos como Estados Unidos, son los de la sustracción y la retención ilícita de menores. Dichos fenómenos tienen como causales las desavenencias conyugales de los padres, en virtud de las cuales, los hijos menores de edad cuya patria potestad y derechos de custodia o de visita han sido concedidos por la autoridad judicial a favor de uno de los cónyuges, son sustraídos ilícitamente del domicilio familiar por el otro progenitor y trasladados a una residencia distinta a aquella que era la habitual, dando como resultado que los mismos sufran graves trastornos de carácter físico y mental al verse privados de la compañía de sus padres o de alguno de ellos. El tema conlleva serias dificultades desde el punto de vista jurídico, relacionados con los conflictos de leyes que surgen en virtud de que dichos menores se encuentran sujetos simultáneamente a la jurisdicción de los tribunales familiares de su país de origen y a la de los tribunales del país de recepción. Además, observamos que las sentencias en materia de custodia y derechos de visita a nivel internacional no ha logrado consolidarse adecuadamente a la luz de los criterios localistas de los jueces familiares y a la falta  de asistencia jurídica gratuita.


Consulta 4: Consulado de España en Japón
1. ¿Cuál es el procedimiento en caso de divorcio de un ciudadano español con una persona de otra nacionalidad? 
Procedimiento de divorcio en caso de matrimonios mixtos (español con nacional o residente permanente japonés). La solicitud de divorcio, en general se debe presentar ante las autoridades locales en Japón si el último domicilio del matrimonio fue en Japón. Hay también la posibilidad de presentarlo en España en los casos que recoge el art. 22.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

2.  En caso de divorcio, en relación a la patria potestad de los hijos ¿Cuáles creen son los mayores problemas o complicaciones que se dan y qué tipo de apoyo puede brindar vuestra oficina consular? 
El Art. 107 del Código Civil español determina la ley por la que se rige el divorcio, en los diversos casos. Esto afecta entre otras cuestiones a la situación de los hijos y así a quien ostenta la patria potestad, ejercicio del derecho a visitas, etc.
En el caso de matrimonios disueltos en Japón por las autoridades japonesas en los que una de las partes es ciudadano español, se han producido algunos avances en la jurisprudencia en el sentido de permitir el derecho de visitas al cónyuge español, cuestión en la que ha habido problemas en el pasado. Una de las cuestiones que más polémica y problemas produce en la actualidad es el llamado "secuestro legal” de menores: ciudadanas japonesas casadas con españoles y residentes en España que se trasladan y traen a sus hijos a Japón, donde instan un divorcio o separación sin consentimiento de la parte española y obtienen del juez japonés la patria potestad, restringiendo efectivamente los derechos legales del otro progenitor en relación con el / los hijos del matrimonio. Este problema afecta a muchos países y se ha convertido en una demanda constante a las autoridades japonesas para que Japón se adhiera al Convenio de la Haya sobre los aspectos civiles de la sustracción internacional de menores de 1980, que soluciona este tipo de conflictos de manera homogénea. El Gobierno Japonés ha manifestado a la comunidad internacional su intención de adherirse al convenio y en la actualidad están en trámite en la Dieta, las normas que permitirán adaptar la legislación interna japonesa y la adhesión al Convenio.

Por: Fabiola Oshiro   y Roxana A. Oshiro










Fiesta Peruana Kobe 2017 – Novena edición/第9回フィエスタペルアナ神戸 2017




  • Boletín de Noticias

  •  
  • Suscribirse

















Copyright © , Revista Latina | Aviso Legal y Protección de Datos.