Por: | en: Terremoto en Tohoku | el: | Imprimir Print


Una vez más el pueblo japonés me da una gran lección de vida, desde el día siguiente al terremoto y tsunami ocurridos el pasado 11 de marzo, muchos de los damnificados están de pie haciéndole frente a la adversidad. Sé que lo que les ha tocado vivir marcará para siempre sus vidas, pero estoy segura que lograrán sobreponerse al dolor y salir adelante como lo hicimos los que sobrevivimos al gran terremoto que el 17 de enero de 1995 azotó la ciudad de Kobe.
Estoy muy lejos de la zona de Tohoku, pero puedo sentir como propio el dolor que muchos deben experimentar en estos momentos. Hace más de 16 años viví una experiencia muy dura y mi primera reacción fue regresar en el primer vuelo a Perú, pero fue la entrega para rescatar y asistir a los más afectados, el trabajo en equipo, el compartir lo poco que hubiera, el ayudarse los unos a los otros sin egoísmos y con desprendimiento y esa fuerza para sobreponerse al dolor y empezar la reconstrucción de sus vidas; lo que me hizo desechar la idea.
Tenía poco menos de 4 años aquí y no entendía nada de japonés, no saber exactamente lo que sucedía hizo que al miedo que se apoderó de mi por la experiencia vivida, se sumaran una gran incertidumbre e inseguridad; sentimientos que fueron desapareciendo al ver la rapidez y precisión con la que actuaron tanto el gobierno como los ciudadanos, evitando así que pasáramos hambre o frío. Todas las vivencias en el centro de refugio en el que estuve casi dos meses, me ayudaron a sobrellevar la dolorosa experiencia y me devolvieron la confianza y la fe en que todo mejoraría y así fue. Hoy, después de 16 años Kobe es nuevamente una ciudad moderna y hermosa gracias al trabajo en equipo de sus habitantes, autoridades y del resto de la población; estoy segura que lo mismo sucederá con las ciudades hoy devastadas pero para ello es menester que todos ayudemos.
Además del compromiso de solidaridad para con nuestros hermanos damnificados, tenemos el deber de tomar conciencia de lo vulnerables que podemos ser ante la fuerza de la naturaleza y frente a la cual debemos estar prevenidos a fin de minimizar o evitar daños. Cuando me toco vivir la experiencia del terremoto de Kobe no estaba preparada, desconocía que Japón tiene implementado todo un sistema de emergencia en caso de desastre y aunque gracias a Dios logré sobrevivir, estoy segura que hubiera podido sobrellevar mejor la situación si me hubiera preparado. En adelante, tenemos el deber de seguir ayudando a los damnificados del noreste de Japón y además prepararnos para hacer frente a este tipo de catástrofes. 

Donaciones para las víctimas del terremoto de la Zona Noreste y Kanto
Son muchas las entidades que vienen realizando campañas a favor de los damnificados, pero también hay quienes están aprovechando esto para estafar a las personas según un comunicado que circula entre la prensa japonesa que ha alertado a la población de no dejarse sorprender. Una forma segura de hacer llegar donaciones es a través de la campaña que vienen realizando Akai Hane Kyodo Bokin/Chuo Kyodo Bokin-kai (Campaña de la Pluma Roja) y Nihon Sekijyuji-sha (Cruz Roja de Japón). La donación se puede hacer en las ventanillas de ambas entidades ubicadas en todo Japón; o mediante una transferencia desde cualquier oficina de correo (yubin furikae), las cuentas son:
(1) Nombre de la cuenta: Chuo Kyodo Bokin-kai,
      Tohoku Kanto Daishinsai Gienkin
      Número de cuenta: 00170-6-518
(2) Nombre de la cuenta: Nihon Sekijyuji-sha, Tohoku
       Kanto Daishinsai Gienkin
    Número de cuenta: 00140-8-507
Si anotan "Tohoku Kanto Daishinsai Gienkin”, el costo de la transferencia será gratuita.
Las donaciones se pueden hacer hasta el 30 de septiembre 2011.
Más información: Chuo Kyodo Bokin-kai (Akai Hane Kyodo Bokin) 
Campaña de la Pluma Roja
Tel.03-3581-3846 o Cruz Roja de Japón Tel.03-3437-7081
Si desean también pueden acercarse a su municipalidad o iglesia católica más cercana a consultar sobre el envio de donaciones. 

Para investigar sobre el paradero de extranjeros damnificados
A fin de confirmar el paradero de los extranjeros que probablemente fueron víctimas del terremoto, la Oficina de Inmigración del Ministerio de Justicia ha decidido realizar una investigación para saber si salieron o no del país. Están sujetos a esta investigación todos los extranjeros con registro de extranjería en las prefecturas de Aomori, Iwate, Miyagi y Fukushima; previa solicitud de miembros de su familia o parientes. La solicitud se puede hacer vía teléfono, fax o e-mail proporcionando datos personales de la persona a quien se busca y del solicitante de la búsqueda. 
Comunicarse a: Oficina de Control de Información sobre Ingreso y Salida de Japón, Sección de Asuntos Generales, Departamento de Inmigración, Ministerio de Justicia
Número telefónico: 03-3592-8120 (días laborables de 9:30 a 18:00 Hrs.)
Fax: 03-3592-8129 ó 03-3592-7368 
Correo electrónico: nyukan44@moj.go.jp
Por fax y correo electrónico se atiende las 24 horas (incluyendo sábados, domingos y días festivos) 
Idiomas disponibles: japonés e inglés 

Prolongación del período de estadía para damnificados
La oficina de inmigración ha establecido algunas medidas de emergencia para los extranjeros damnificados de las que podrán beneficiarse quienes al momento de producirse el terremoto cumplían las siguientes condiciones: residía en Japón teniendo visa, su visado vence antes del 30 de agosto del 2011, se encontraba en alguna área de las prefecturas de Aomori, Iwate, Miyagi, Fukushima o Ibaraki.  
En el caso de los que residían en Japón por casos excepcionales de período de estadía cuando ocurrió el terremoto, también podrán beneficiarse de esta medida. Asimismo, quienes cuyo lugar de residencia registrado se encontraba en las prefecturas arriba mencionadas y que estaban fuera de Japón con el permiso de reentrada cuando ocurrió el terremoto, podrán prolongar su período de estancia si reingresan a Japón antes del 30 de agosto del año 2011.
En el caso de quienes hayan solicitado la modificación de su estatus de residencia o la renovación del mismo y no hayan recibido una respuesta oficial antes de que su visado venza, se les permitirá residir en Japón hasta que la autoridad competente les de una respuesta. 

Pago del seguro de desempleo para damnificados
Se otorgará esta ayuda a los asegurados damnificados que no pueden trabajar a causa del terremoto y que hayan aportado durante más de 6 meses. Podrá recibir la ayuda si no puede recibir su salario o porque deben tomar una licencia temporal porque su lugar de trabajo está dañado o cerrado a causa del terremoto; incluso aunque la compañía le haya prometido recontratarlo. En estos casos, deben solicitar la carta de licencia otorgada por la empresa (kyugyo-hyo) o la carta de desempleo (rishoku-hyo) y presentarla a la oficina de Hello Work. Contacte con el personal de Hello Work en caso de no poder obtener estos documentos de la empresa para la que estuvo trabajando cuando ocurrió el terremoto.
Aquellos que estén recibiendo el seguro de desempleo y no puedan ir a Hello Work en la fecha indicada (nintei-bi) a causa del desastre, podrán cambiarla realizando una llamada telefónica. 
Si el solicitante no puede ir a la oficina de Hello Work de su localidad porque el sistema de transporte está parado o porque ha tenido que evacuar a un lugar distante; puede realizar el trámite en la oficina de Hello Work más cercana.(Más detalles sobre los temas arriba mencionados en nuestra Web www.latin-a.com) 

Mediadas de prevención
Aquí algunas medidas de prevención básicas que aprendí tras el terremoto de Kobe y que todo ciudadano debe poner en práctica:-Identificar previamente los lugares seguros dentro de casa e instruir a los niños y personas mayores, es conveniente comentarlo en familia. Asegurar los muebles grandes, sobre todo aquellos que se encuentran cerca de las puertas.-Ubiquen el centro de refugio (hinanjyo避難所) de su zona, generalmente son las escuelas e instalaciones públicas para acudir en caso de evacuación. Toda la familia debe conocerlo.-Preparen una bolsa de emergencia con lo más necesario (linterna, comida no perecible, agua, radio portátil, un juego de ropa, medicina, documento de identidad, libreta de seguro, dinero en efectivo)  déjenla en un lugar de fácil acceso en caso de evacuación. Conversar con los miembros de la familia sobre como y donde se reunirían en caso de que la situación de emergencia los sorprenda fuera de casa.-Es importante tener una buena relación con los vecinos, pues en caso de ocurrir algún desastre serán los primeros en auxiliarnos o asistirnos. Se ha comprobado que durante el terremoto de Kobe, debido a la intensidad de los daños ocasionados el rescate y la ayuda municipal en algunas zonas tardó en llegar y fue la acción rápida y conjunta de los vecinos lo que ayudó a salvar muchas vidas; en las noticias vemos como esto también sucedió en la zona noreste de Japón. 

Artículo escrito por Roxana Ajipe Oshiro
Publicado en Revista Latin-a Nro. 30 Abril 2011




tu nombre*

correo electronico*

comentarios*
You may use these HTML tags:<p> <u> <i> <b> <strong> <del> <code> <hr> <em> <ul> <li> <ol> <span> <div> <a> <img>

validador*
 









Alegre "Navidad Latina Kobe 2019"



  • Boletín de Noticias

  •  
  • Suscribirse