Por: | en: Educación | el: | Imprimir Print


El idioma japonés en el mundo
Se dice que existen más de 6.000 idiomas y que los 10 más hablados ocupan el 80% de la población mundial, según datos del 2005, el chino es hablado por más de 1.500 millones (1.300 en China más los que habitan en otros países de Asia), el inglés por más 550 millones, el hindi, uno de los idiomas oficiales de la India casi por 500 millones y el español por más de 450 millones. Siguen el francés, el ruso, el musulmán, el bengalí, el portugués, etc. Según la influencia histórica, política, cultural y económica, un idioma puede ser hablado como lengua oficial o segundo idioma en otros países. Las necesidades por negocios y ejercicio profesional internacional, matrimonios entre diferentes nacionales y las migraciones también fomentan el aprendizaje de otros idiomas.
El idioma japonés, además de los 127 millones de japoneses y algunos extranjeros que viven en Japón, según lo que señala Japan Foundation, en el mundo hay cerca de 3.650.000 personas que estudian el idioma japonés (1), aunque en América Latina que ha sido un destino importante de los inmigrantes japoneses se contabiliza apenas 42.000 cursantes ocupando solo el 1.2% del total (Sudamérica 32.844 y Centro América y el Caribe 9.162). En Brasil donde residen 1.4 millones de nikkei o sea inmigrantes japoneses y sus descendientes, los datos indican que hay unos 21.376 cursantes, en México 7.411, en Argentina cerca de 3.539, en Colombia 1.778, en Paraguay 1.055, en Perú 3.067 y en Bolivia unos 683; donde en los centros urbanos casi el 70% de los alumnos son nativos no descendientes de japoneses que tienen un interés peculiar y preciso en aprender el japonés (la historia, la cultura, el anime o manga, el J-Pop, etc.). Esta investigación señala que los 5 países de Asia donde más estudian el japonés ocupan el 78% del total de los cursantes del mundo, el 65% de los establecimientos de enseñanza de japonés y el 70% de los maestros o instructores de este idioma.
Las motivaciones de aprender el japonés en los descendientes nikkei están más en: conocer la cultura japonesa, mejorar la comunicación con sus padres y abuelos japoneses, o acceder a becas para estudiar en Japón, etc.; mientras que los cursantes de los países asiáticos buscan: mejorar las posibilidades de inserción laboral, hacer un posgrado en Japón (2), o estudiar más profundamente la política, la economía y la sociedad japonesa, etc. 

El "nihongo” de los padres latinos en Japón
Desde finales de los ’80 debido al fenómeno "dekasegi” (trabajar temporalmente para ahorrar dinero) de los japoneses y sus descendientes de segunda y tercera generación (nisei y sansei), principalmente de Sudamérica, hoy en Japón viven unos 340.000 latinos, de los cuales unos 150.000 están en situación laboral activa (3).
Desde un comienzo las contratistas ofrecieron sus servicios de ubicación laboral, acondicionamiento de viviendas y de intérpretes en las líneas de producción. En las ciudades y pueblos industriales se formaron verdaderos barrios latinos, sea en apartamentos privados o viviendas públicas, donde surgieron tiendas, restaurantes y todo tipo de negocios que ofrecen alimentos y comidas, servicios, revistas, etc., casi todo importado desde Sudamérica. Estando en Japón han podido y pueden vivir como en su propio país. Los municipios y entidades públicas ofrecen información en diversos idiomas y los periódicos y revistas editadas aquí brindan información en su propio idioma.
Dentro de este contexto, como han trabajado en el sector fabril muchos no han sentido la necesidad de estudiar el idioma japonés como podría ser en el sector servicios o en ámbitos de mayor calificación. En la vida social en muchos lugares han sido y siguen siendo asistidos por consejeros bilingües o intérpretes.
La crisis de fines del 2008 ha cambiado rotundamente el panorama laboral y muchos contratistas no han podido sobrevivir y encima las empresas manufactureras están transfiriendo sus fábricas al exterior o reduciendo su producción nacional. Los extranjeros nikkei (el gobierno los identifica como "nikkei gaikokujin”) deben buscar trabajo por sí mismo en las oficinas públicas y en tareas donde se les exige más capacidad de comunicación en japonés sin la ayuda de contratistas y eso es lo que está obligando a estudiar en los programas de japonés que está dando el gobierno (4). No hace falta que entiendan la gramática ni las cuestiones técnicas del lenguaje, sino que aprendan el japonés práctico para la conversación del día a día y puedan escribir lo básico y entender un poco más. Han vivido y trabajado en Japón casi 20 años pero muchos no han estado ni han necesitado estar integrados en la sociedad japonesa como un inmigrante sino tan solo como "mano de obra externa”.
El desafío de ahora es integrarse a pleno, caso contrario, les espera el aislamiento, menos oportunidades de trabajo, poco futuro para sí y sus hijos, más ignorancia sobre los japoneses y de éstos hacia los latinos y todo puede desencadenar en un círculo vicioso de incomprensiones y fricciones culturales y sociales. Puede ocurrir como en Alemania que los "cursos de integración social” sean obligatorios y a los que no aprueben se les reduce la vigencia del visado o no se les renueva.

El "nihongo日本語” para los hijos de las familias latinas
Para los hijos de estas familias, hayan nacido en su país o en el Japón, desde el momento que están en edad escolar tienen la obligación de estudiar en las escuelas oficiales de este país. No pueden suplir con sus limitadas escuelas comunitarias cuasi informales la enseñanza pública de un país (En el caso de los brasileños eso ha provocado una falta de escolarización vergonzante). Aunque haya imperfecciones como todo sistema, deben asumir que el idioma de aprendizaje y el idioma materno de sus hijos es el japonés, pues es la única forma de que conozcan un poco más las virtudes y particularidades de esta sociedad y que tengan la oportunidad de acceder a la educación superior que en sus países sería mucho más difícil. No hay que olvidar que en Japón, a pesar de los costos, el 52% accede a la universidad y cerca del 20% sigue carreras técnicas. Para lograr este nivel educativo el 99.8% termina la educación obligatoria y el 96.7% ingresa y termina la secundaria superior (koko) que permite abrir puertas a la educación superior y todo tipo de capacitación profesional en el mundo laboral.
Si bien culturalmente los hijos de estas familias son latinos, llámese peruanos, brasileños o argentinos, en Japón, el idioma materno, el de la vida social y de progreso, es indiscutiblemente el NIHONGO. Y si dentro del sistema educativo japonés estudian bien el inglés y se comunican mínimamente en castellano o en portugués (5), se abriría un espectro muy amplio en un futuro no muy lejano porque América Latina está en una etapa de desarrollo económico muy interesante también para el Japón, pues necesita de esos recursos y de ese nuevo mercado consumidor que está surgiendo. Y en este contexto, los hijos de los migrantes latinos pueden ocupar un lugar interesante de oportunidades de trabajo, siempre y cuando se preparen concientemente para eso como hacen los estudiantes de China, de Corea del Sur o de Vietnam, como se ha señalado al comienzo de esta nota.

Notas:
Según el estudio realizado por la fundación en el 2009 sobre la Enseñanza del Idioma Japonés en el Exterior (125 países y 8 regiones) se pudo constatar que son cerca de 3.650.000 los que estudian el japonés y que 49.844 maestros enseñan en 14.939 establecimientos educativos. Primero está Corea del Sur con 964.354 cursantes (el 26.4% del total), luego China con 827.171 (22.7%), tercero Indonesia con 716.353 (19.6%), cuarto Australia con 275.710 (7.6%) y en quinto lugar Taiwán con 247.641 alumnos (6.8%).
(2) Según datos del mes de mayo 2010, en Japón hay unos 141.774 estudiantes extranjeros, apenas el 10% becados y el resto por propia cuenta en las universidades (72.665 en las carreras de grado y 39.097 en posgrados, 27.872 en escuelas técnicas, etc). El 92.2% viene de países asiáticos (61% de China con 79.082, 14.2% de Corea del Sur con 19.605, 3.7% de Taiwán con 5.332 y en 4º lugar, de Vietnam con 3.199) y solo 1.035 universitarios o graduados, el 0.7%, de América Latina (324 son de Brasil). http://www.jasso.go.jp/statistics/intl_student/data10.html  http://www.jasso.go.jp/study_j/sgtj_spn.html
(3) Según datos de dic. de 2009, son 267.456 brasileños, 57.464 peruanos, 6.094 bolivianos, 3.484 argentinos, etc. Últimamente, además de los chinos, hay un incremento enorme de filipinos que totalizan 211.716 (61.710 están registrados como trabajadores), de cuales el 10% son considerados "nikkei”, o sea descendientes de japoneses.
(4) Son 120 horas de clase totalmente gratuitas patrocinadas por el gobierno a través del Ministerio de Trabajo. Es el programa "shuro junbi kenshu” que de hecho es llevado a cabo por la JICE. Durante el 2009, accedieron unos 6.500 latinos, en el 2010, un poco más de 5.000 y para el año fiscal 2011, se prevé que las vacantes sean para 4.000. http://sv2.jice.org/jigyou/tabunka_s_jigyou.htm 
(5) Si están incorporados al sistema educativo de este país sería importante, dentro de lo posible y con el esfuerzo de los padres y de la comunidad en su conjunto, ofrecer clases de español y portugués y desde luego también la cultura y la historia de nuestros países. Algunos dirían de una educación bilingüe o bicultural, pero las exigencias y la competencia de estudio en Japón no siempre facilita esos objetivos. Por otra parte, el hecho de que hable ambos idiomas, la comprensión básica del castellano a nivel doméstico no implica que puedan tener un nivel de comunicación para estudiar o trabajar profesionalmente.

Notas relacionadas:
- La enseñanza del idioma japonés en las comunidades nikkei de Sudamérica y el idioma español de los hijos de "dekasegui” radicados en Japón  http://www.discovernikkei.org/en/journal/2008/01/03/nikkei-latino/?show=es
- Los niños latinos desescolarizados hay que incorporarlos a la educación obligatoria http://www.discovernikkei.org/en/journal/2008/06/25/nikkei-latino/?show=es
- Situación educativa en América Latina y la educación de los latinos en Japón http://www.discovernikkei.org/en/journal/2010/9/30/nikkei-latino/?show=es

Artículo escrito por Alberto Matsumoto.


Becarios nikkei de América Latina, bajo diversos programas de estudio. La mayoría están en posgrados porque han recibido una buena educación en su país de origen y han sido seleccionados para estudiar en Japón.





tu nombre*

correo electronico*

comentarios*
You may use these HTML tags:<p> <u> <i> <b> <strong> <del> <code> <hr> <em> <ul> <li> <ol> <span> <div> <a> <img>

validador*
 









Alegre "Navidad Latina Kobe 2019"



  • Boletín de Noticias

  •  
  • Suscribirse