Por: | en: Salud | el: | Imprimir Print


El estrés se manifiesta como una fatiga física y psicológica en respuesta a un estímulo amenazante.

Síntomas emocionales
Incapacidad en toma de decisiones, problemas de atención y concentración, olvidos frecuentes, irritabilidad, ansiedad, tensión, tic nerviosos, preocupaciones, miedo, incapacidad de relajarse, rabia, llanto, agresividad, terquedad, auto exclusión en tareas escolares o laborales, descuido personal, pensamientos suicidas, insomnio, etc.

Consecuencias psicopatológicas
Miedos, fobias, depresión, trastornos de persona-lidad, adicción a las drogas, conductas obsesivas compulsivas, etc.

Causas
Cualquier suceso que genere una respuesta emocional ante una situación ya sea ésta positiva (matrimonio, nacimiento de un hijo, escuela, ganar un premio, etc.) o negativa (pérdida de un ser querido, pérdida del trabajo, desastre natural, accidente, falta de comunicación y comprensión, etc.)
También se produce cuando hay un desdoblamiento de la personalidad por tener que atender  asuntos en dos o más lugares a la vez; por sentirse impotente ante una situación; por la monotonía del trabajo; entre otros. 

Estrategias para evitarlo
  1. Estrategia de anticipación: abordar el problema a tiempo hará que la mente resuelva las principales interrogantes y se sienta segura de los pasos a dar, es decir usar la planificación y la técnica, elementos que los japoneses  aprovechan muy bien.
  2. Estrategia de evasión: reaccionar ante algo que producirá angustia o ansiedad, se recomienda identificar los momentos que producen estrés y evitarlos.

Hábitos para evitar el estrés:
  • Mantener el cuerpo hidratado, tomar bastante líquido (agua).
  • Evitar café, alcohol, tabaco, sal, mostaza, etc.
  • Dormir mínimo 8 horas, cuando se hace siesta solo 15 min.
  • Caminar y hacer ejercicios.
  • Estudiar y aprender algo nuevo.
  • Aceptar la crítica y conversar con amigos y familiares.
  • Evitar complacer a todo el mundo, aprender a decir "no” cuando no se puede.
  • Comprensión y tolerancia.
  • En el trabajo, si es posible acondicionar con cosas agradables (música, fotos, etc.)
  • Destrabar tareas que no avanzan, cambiar de lugar y tarea.
  • Resguardar su autoestima contra personas que ofendan su dignidad.
  • Adaptarse a la política y reglamento del centro de trabajo.
  • Concentrarse en objetivos a corto y mediano plazo.
  • Actividades de distensión, como echar agua a las plantas, leer, bailar, etc.
  • Ordenar y decorar su vivienda, cambiar de ubicación los muebles cada 3 meses, etc.
  • Organizar y planificar con su agenda, tachar lo que se hizo.
  • Recordar sus ideales y valores.
  • Durante las comidas no hablar de negocios, ni estudios, comer lentamente, si no hay tiempo comer menos cantidad.
Terapia para el estrés
  • Ejercicio de desarrollo físico general.
  • Ejercicios de agilidad mental.
  • Rapidez de reacción.
  • Juegos de movimiento y pasivos.
  • Dancé terapia, músico terapia, aromaterapia, ejercicios respiratorios.
  • Psicoterapia individual y grupal.
  • Reflexología e hipnoterapia, etc.

En la vida cotidiana
  • Esfuércese por resolver conflictos con los otros, en ocasiones los enfrentamientos sin resolver generan una sensación negativa que aumenta nuestro estrés.
  • Trácese  metas realistas en el trabajo o estudio.
  • Practicar deportes, aficiones, acudir a eventos sociales.
  • Trate de ver los cambios como desafíos y no como amenazas.

¿Qué produce el estrés laboral?
  • Cuando el trabajo representa alto grado de dificultad, responsabilidad o demanda mucha atención y habilidad.
  • Cuando realizamos una actividad monótona y rutinaria.
  • Un liderazgo inadecuado por el que se genera el mal uso de las capacidades del trabajador.
  • Funciones contradictorias.
  • La falta de motivación, la carencia de reconocimiento, renumeración no equitativa; menosprecio al trabajador.
  • Tener una actitud siempre negativa y pesimista. 

El estrés en los niños

Pude ser provocado por cualquier situación que requiere un cambio o adaptación. A veces puede tener efectos positivos motivando la creatividad y productividad en la escuela y casa. Los niños aprenden a responder al estrés en base a sus experiencias. El dolor, las lesiones, notas de calificación, falta de amigos, son motivos de estrés para ellos. 
  1. Síntomas físicos: Disminución o aumento de apetito, dolor de cabeza, Enuresis (persistencia de micciones incontroladas más allá de la edad en la que se alcanza el control vesical de 4-5 años como edad extrema), insomnio y pesadillas, tartamudeo, molestia estomacal, etc.
  2. Síntomas emocionales: Ansiedad, preocupaciones, miedo, incapacidad de relajarse, rabia, aferrarse a un adulto, llanto, terquedad, no participación en eventos familiares y escolares, regresión a etapas anteriores de desarrollo.
Cómo pueden ayudar los padres:
  • Darle un ambiente familiar seguro y confiable.
  • Seleccionar programas de TV que no produzcan terror y ansiedad.
  • Alentar al niño para que haga preguntas y exprese sus inquietudes e ideas.
  • Pasar ratos tranquilos y relajados con él, leerle cuentos antes de dormir.
  • Escucharlo sin criticarlo duramente.
  • Fortalecer su autoestima con estimulación y afecto.
  • Recompensarlo cuando hace algo bueno y castigarlo levemente cuando hace algo malo.
  • Darle oportunidad de elegir para que sienta que forma parte de las decisiones de la familia.
  • Informarle de cambios y mudanzas antes de hacerlo. Es importante escuchar su opinión.
  • Observar si le hacen hostigamiento en la escuela, o si falta mucho o llega tarde.
  • Buscar ayuda profesional, cuando los signos de estrés no desaparecen.
  • Estimular la actividad física, muy importante.

Efectos psicológicos tras un terremoto y tsunami

Algunas personas que sufren una gran tragedia tiende a decaer en lo que se conoce como estrés post-traumático; esto significa que habrá un incremento de trastornos psicopatológicos post-desastres en particular al que se refiere a tendencias depresivas y paranoides. Ante la sorpresa intempestiva del desastre habrá un shock por la impotencia a controlar el hecho ya que se sentirá incapaz y sentirá que su vida y su futuro son inciertos, por lo tanto se debilitará su estabilidad emocional y física. El impacto es tan fuerte que se siente amenazado.
Cuadro de estrés post-traumático: la persona revive con persistencia las sensaciones de lo ocurrido, haciéndose presentes cambios de conducta como: Hipervigilancia, aislamiento social, agresividad, irritabilidad, ansiedad. Estos síntomas pueden derivar en ataques de pánico, paranoia, depresión; que cuando son extremas necesitarán apoyo profesional. Algunos rasgos psicosomáticos son: mareos, vómitos, migrañas, palpitaciones rápidas, desmayos, sueño e insomnio.
Al respecto, la Dra. Marta Osman dice: "Habrá ruptura de núcleos familiares por la incertidumbre del control”. A dos meses del desastre habrá una baja en la autoestima personal que puede desencadenar en depresión, debiendo apoyarse mucho los unos con los otros.
El ser humano tiende a creer que es capaz de controlar el mundo, los desastres naturales amenazan dicha capacidad de control. Hay que reconocer que no vale la pena preocuparse por lo que no se puede controlar por ejemplo el clima, accidentes, desastres naturales como el del pasado 11 de marzo; para avanzar y que el miedo y el estrés no afecten nuestra vida, es importante fijarse metas y tener objetivos.

Por: Psc. Sonia Romero de Hara
E-mail: soniaromero23@msn.com







tu nombre*

correo electronico*

comentarios*
You may use these HTML tags:<p> <u> <i> <b> <strong> <del> <code> <hr> <em> <ul> <li> <ol> <span> <div> <a> <img>

validador*
 









Navidad Latina Kobe, mensaje de los artistas



  • Boletín de Noticias

  •  
  • Suscribirse


























Copyright © , Revista Latina| Email | Aviso Legal y Protección de Datos.