Por: | en: Educación | el: | Imprimir Print


Ijime es lo que en español conocemos como hostigamiento o acoso y en inglés como bullying. Hace algunas semanas los medios de comunicación japoneses retomaban un caso sobre el suicidio de un menor de 13 años ocurrido en octubre del 2011 y cuyos padres denunciaban que el lamentable hecho se habría producido por el hostigamiento que su hijo recibía de parte de tres compañeros de la escuela. No menos lamentable fue el hecho de que las autoridades de la escuela negaran su responsabilidad.

Nuestros hijos son lo más preciado, la sola idea de que alguien los lastime o los margine nos causa mucho dolor; esta trágica noticia nos causó gran preocupación haciéndonos reflexionar sobre lo vulnerables que pueden ser nuestros niños ante una situación como ésta. El tema es muy complejo, indagando nos encontramos con una realidad que tal vez muchos padres de nuestra comunidad aún desconocen. Las estadísticas publicadas con fecha 4 de agosto del 2011 en la página Web  del Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología sobre un estudio realizado durante el 2010 en las escuelas públicas de primaria (shogakko), secundaria (chugakko), bachillerato (koko) y escuela para niños especiales (tokubetsu shien gakko) de Japón (a excepción de las prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima);  indican que los casos de Ijime (いじめ) dados a conocer fueron aproximadamente 75,000, cifra que se incrementó en comparación al año anterior (2009) donde se registraron 73,000 casos.

Además, el estudio da cuenta que durante ese año se registraron también unos 59,000 casos de violencia (boryoku kooi暴力行為), de los cuales aproximadamente 11,000 víctimas requirieron tratamiento médico, lo cual indica una situación alarmante. Mientras que los casos de deserción escolar (futoukou不登校) fueron 115,000 en escuelas primaria y secundaria; y 53,000 en bachilleratos. Y que los casos de suicidio (jisatsu自殺) fueron de 147 entre alumnos de la primaria y secundaria.

A fin de adquirir conocimientos básicos que nos puedan ayudar a salvaguardar la integridad de nuestros hijos hemos preparado este informe.Buscamos contactar con alguna institución japonesa y en esta búsqueda conocimos al profesor japonés Hisao Tsujimoto, quien ejerció la docencia durante aproximadamente 40 años desempeñándose como profesor en diferentes escuelas públicas de bachillerato y quien actualmente dirige Hyogo Ken Zainichi Gaikokujin Kyoiku Kenkyu Kyogi Kai,  agrupación creada para el estudio y consultas sobre la educación de los extranjeros residentes en la prefectura de Hyogo. Luego de esta entrevista compartimos tres testimonios de madres, que muy al margen de sus profesiones nos cuentan su experiencia y su posición sobre el tema. 

Este informe no trata de buscar culpables; lo que deseamos es darle a los padres de la comunidad algunas herramientas que les permitan enfrentar esta situación y estar atentos para descubrir a tiempo si sus hijos son víctimas de ijime, porque es nuestra responsabildiad como padres protegerlos.


Entrevista al Profesor Tsujimoto


Profesor Tsujimoto, muchas gracias por acceder a esta entrevista. Iniciaremos esta conversación preguntándole qué concepto tienen los japoneses sobre la palabra "ijime” (hostigamiento).

La palabra ijime tiene un concepto muy negativo para los japoneses pues se refiere al rechazo y/o agresión individual o colectiva hacia una persona que termina por mermar su autoestima produciéndole infelicidad y sufrimiento que lo pueden llevar incluso hasta la muerte. Y si se trata del hostigamiento hacia un niño, la situación se torna aún más grave y condenable, es algo que nadie debe tolerar.


Conversando con algunos padres de la comunidad, hemos podido notar que muchos de ellos tienen la percepción de que los educadores y las autoridades no le dan la debida atención a este tema ¿es qué acaso el hostigamiento escolar no es considerado una problemática?

Por supuesto que es considerado una problemática, tanto educadores como autoridades saben que el problema existe y se preocupan. Dada mi experiencia como educador, les puedo decir que los maestros sabemos que debemos estar atentos al comportamiento de nuestros alumnos e intervenir enérgicamente si vemos que asumen conductas de hostigamiento hacia sus compañeros, el problema es que los casos de hostigamiento muy rara vez se dan frente al maestro sino que se producen cuando los niños están solos ya sea en los pasillos, baños y otros ambientes de la escuela, o durante el trayecto de ida o regreso. Lamentablemente, por lo general los niños que son víctimas de hostigamiento no lo dan a saber sino que sufren en silencio. Yo he sido maestro durante casi 40 años y he cuidado y velado por mis alumnos como si fueran mis propios hijos, no creo que un maestro pueda permanecer indiferente si ve que uno de sus alumnos está sufriendo hostigamiento.


¿Existe alguna manera de que los padres puedan darse cuenta de que su hijo es víctima de hostigamiento aunque este no lo diga?  

Existen 3 puntos que los padres deben poner en práctica a fin de saber si su niño está siendo víctima de hostigamiento

1. Conversar con el niño todos los días sobre cómo le fue en la escuela, si evita la conversación, lo más seguro es que algo esté ocurriendo.

2. Revisar todos los días sus útiles escolares y veri-ficar si trae a casa todo lo que llevó a la escuela y si estos están en buen estado. Si empieza a faltarle cosas o tiene los cuadernos o libros rallados o pintados,

también es un indicativo de que algo sucede.

3. Al regresar de la escuela revisarle la ropa que lleva puesta y su cuerpo. Si la ropa está demasiado sucia o rota, y/o tiene rasguños o moretones en el cuerpo, es muy probable que el niño esté siendo víctima de hostigamiento.

Mi recomendación a los padres es que, a fin de evitar desenlaces que pueden ser fatales,  le presten mucha atención a sus hijos a fin de detectar a tiempo si están siendo víctima de hostigamiento.


¿Dentro del sistema escolar japonés existen procedimientos para enfrentar el hostigamiento?

Cada escuela tiene su reglamento para controlar la conducta de los alumnos y evitar que se produzcan conductas impropias, incluyendo el hostigamiento. En caso de confirmarse un caso de hostigamiento, se convoca a una reunión y entre todos buscan la forma de dar solución al problema. Además, cada escuela tiene un profesional para atender a las consultas de los alumnos y de los padres "caunseringu” que tengan algún problema o preocupación,  incluyendo el hostigamiento. Cuando se detecta un caso de hostigamiento se suele culpar a la escuela pero no creo que la escuela sea la única culpable pues educar y cuidar a los niños también es tarea de sus padres y de todos los miembros de la sociedad. 


Hace unas semanas escuchamos en las noticias un caso en que la policía recién empezaba a investigar sobre el suicidio de un niño de 13 años ocurrido en Shiga en octubre del 2011 y cuyos padres denunciaban que el lamentable suceso se dio a consecuencia del hostigamiento que la víctima recibía de parte de tres compañeros de la escuela. ¿No entendemos muy bien por qué la policía no atendió antes la denuncia de los padres?

En este, al igual que en cualquier otro caso de hostigamiento, la policía no actúa si no hay pruebas que demuestren que en realidad se produjo el hostigamiento (testimonio dejado por la víctima, testigos, videos, etc.) pues se trata de denunciar a menores y es muy delicado pues de equivocarse se estaría violando la ley de protección al menor. Una vez iniciada la investigación ésta puede llevar mucho tiempo y por lo general se maneja en forma privada entre la parte demandante y demandada a fin de proteger la privacidad de las personas involucradas, a menos que estas deseen que el proceso se haga en forma pública.


Según algunas informaciones tenemos entendido que las denuncias sobre hostigamiento van en aumento año tras año. ¿A qué considera se debería este incremento?

Creo que es porque la sociedad está dándose cuenta de que la única manera de frenar el hostigamiento es que todos nos pronunciemos en contra de el, que no lo soportemos, que no seamos cómplices. Este no es un problema que solo deben resolver las autoridades y los maestros, sino todos los miembros de esta sociedad. Todos tenemos el deber de denunciar si vemos un caso de hostigamiento


¿En los últimos años, ha habido cambios dentro de las instituciones educativas para disminuir el hostigamiento en las escuelas?

Sí, se han producido cambios y se han tomado medidas que han ayudado a menguar el hostigamiento. Recuerdo que durante mis primeros años como docente los casos de hostigamiento a alumnos de nacionalidad coreana y china eran muy frecuentes e intensos, de hecho tuve que hacer frente a varios casos. En aquellas épocas hostigaban a los alumnos que destacaban por su buen desempeño escolar, apariencia física o por ser extranjeros. Este fenómeno se volvió a repetir cuando empezaron a llegar niños latinoamericanos, hecho que obligó a los maestros a tomar nuevas medidas para erradicar el problema, una de ellas fue que en varias escuelas se empezó a hacer clases para dar a conocer a los alumnos los países de los que provenían sus compañeros. Esta actividad se realiza hasta hoy en diversas escuelas públicas. 


Son varias las consultas telefónicas recibidas por parte de padres de habla hispana  preguntándonos qué hacer porque han descubierto o sus hijos les han dicho que están siendo hostigados en su escuela, ¿cuál sería su recomendación para ellos?

Que le brinden mucho apoyo a su hijo, que acudan inmediatamente a la escuela y le comuniquen al profesor sobre el hecho,  que por ningún motivo se queden callados. En caso de que el hostigamiento haya sido con agresión física, deben acudir inmediatamente a la policía para hacer la denuncia. Si no hablan japonés, soliciten la ayuda de un intérprete.


Algunos padres nos comentan que a pesar de haber comunicado a los maestros, lamentablemente no han atendido sus reclamos como lo ameritaba la situación. ¿qué se puede hacer en estos  casos? ¿lo más conveniente sería cambiar a nuestros hijos de escuela? 

Si ven que el profesor de su hijo no le da la debida atención al caso, diríjanse a otro maestro o directamente pidan hablar con el director de la escuela. Y si a pesar de haber hablado con el director ven o sienten que no son atendidos, el paso a seguir es presentar la denuncia ante el Comité de Educación (kyoiku iinkai) de la zona en la que se encuentra ubicada la escuela. No creo que la solución sea cambiar de escuela al niño a menos que la situación lo amerite, pero en caso de decidirse a hacerlo, también deben dirigirse al Comité de Educación para dicho trámite. 


¿Existe alguna organización que nos pueda recomendar donde se brinde asistencia y se atiende denuncias sobre hostigamiento en español?

Lamentablemente son muy pocas las instituciones que brinden este tipo de asistencia no cubriendo la necesidad existente con respecto al tema. Además la gran mayoría solo atiende en japonés, alguna que otra en chino, coreano y hasta inglés, pero en español no conozco ninguna. Nuestra organización, a pesar de que nuestra especialidad es dar orientación a alumnos extranjeros para que puedan cursar estudios superiores, está atendiendo también casos de hostigamiento. Nuestra atención básicamente es en japonés y solo contamos con intérpretes en coreano, chino e inglés. Cuando debemos atender una consulta en español o portugués, tenemos que recurrir a voluntarios, pero para ello deben llamarnos con anticipación a fin de buscar a un intérprete.  


¿Si en un caso de hostigameinto existe agresión física, podemos acudir a la policía para hacer la denuncia y a partir de qué edad un niño puede ser denunciado y debe responder por ejercer hostigamiento?

Cuando se produce una agresión física, no sólo se puede sino que se debe acudir a la policía para hacer la denuncia; esto es muy importante pues constituye una prueba de los hechos. La denuncia se puede hacer independientemente de la edad que tenga el agresor aunque la sanción se aplicará a partir de los 14 años, a quienes se les aplicará las sanciones correspondientes. 


Si un padre decide tomar medidas y para defender a su hijo se enfrenta a los niños y/o adolescentes agresores, ¿pueden estos presentar una denuncia en su contra? ¿podemos los padres acercarnos a hablar con ellos? ¿hasta qué punto podemos involucrarnos?

Si un padre es testigo de un hecho de hostigamiento hacia su hijo está en todo el derecho de intervenir verbalmente, mientras no haya una agresión física por parte del padre hacia los hostigadores, no puede haber denuncia. En estos casos, lo más recomendable es reprochar enérgicamente la acción y dejar en manifiesto su enojo ante los agresores. En caso de que el padre no presencie el hecho y tome conocimiento por parte de su hijo o de un tercero, lo más recomendable es acudir a la escuela para que sea la escuela la que llame a los padres de los niños que están agrediendo a su hijo y se logre un diálogo que conduzca a la erradicación del problema. Un padre debe involucrarse completamente si su hijo es víctima de hostigamiento, es importante que le brinde su apoyo y respaldo. Quién mejor que nosotros para proteger a nuestros hijos.


Algunos niños y jóvenes no denuncian las agresiones porque los marginarian aún más, los catalogarían como "chismosos” y los aislarían. Los niños muchas veces por pertenecer a un grupo  aceptan recibir vejaciones y no las denuncian ¿qué hacer en estos casos? ¿cómo ayudar a nuestros hijos si ellos no quieren denunciar el hostigamiento?

Creo que los motivos por los que los niños no denuncian cuando son víctima de hostigamiento, no solo son los mencionados. Creo que los niños tienen un corazón muy noble y cuando sufren hostigamiento no quiere contarle a sus padres para no causarles dolor. También puede ser porque cree que estos no podrán hacer nada o por que les da vergüenza aceptar que están siendo humillados. En estos casos, lo mejor es hablar con ellos a fin de hacerles entender que se debe denunciar la situación pues solo así se solucionará el problema y acudir inmediatamente a denunciar el hecho ante la autoridad competente, escuela y/o policía, según sea el caso.


En muchos casos se da que en el grupo de acosadores participan niños y adolescentes que aceptan ser parte para no ser víctimas, ¿cómo darnos cuenta si nuestros hijos son agresores o cómplices? 

Efectivamente, cuando era maestro tuve un caso en el que un niño de nacionalidad coreana participó en un acto de hostigamiento contra un niño de su misma nacionalidad. Cuando la escuela descubrió los hechos y llamó a los involucrados para lograr el diálogo y solucionar el problema, este niño llorando y con mucha vergüenza confesó que aunque fue muy duro para el participar por tratarse de un niño de su misma nacionalidad, se vio obligado a hacerlo por temor a convertirse en víctima. La mejor manera de darnos cuenta de si nuestro hijo está involucrado en un caso de hostigamiento es a través del diálogo y observando su conducta, con quienes anda, a dónde va, etc. 


¿En caso de que estuvieran involucrados en un caso de hostigamiento pueden expulsarlos de la escuela? 

En estos casos la sanción impuesta por la escuela es de dos semanas de suspensión de clases, no se contempla la expulsión.


¿Los padres de los niños agresores asumen alguna responsabilidad?

Dependiendo de la gravedad de los hechos, los padres deberán asumir la responsabilidad de los actos de sus hijos; deben asumir los costos que se puedan generar: tratamiento médico, reposición de pertenencias, reparación civil, etc.


Los expertos señalan que por lo general los niños hostigadores suelen ser víctimas también de violencia, ya sea física o psicológica, en su hogar o en su entorno cercano. Al respecto, hemos escuchado a algunos maestros justificar los casos de hostigamiento  disculpando y pidiendo a los padres que entiendan el estrés del niño agresor, ¿hasta qué punto cree es aceptable esto y hasta que punto podemos exigir a la escuela velar por la protección de nuestros hijos?

Es una pregunta difícil, creo que en ambos casos tiene mucho que ver la forma de pensar de los padres, son ellos los que deben poner los límites de su tolerancia. Si consideran que algo no está bien, deben decirlo, no tienen por que quedarse callados. 


Profesor Tsujimoto, muchas gracias por su tiempo y disculpe la incomodidad que le pueda haber causado algunas preguntas que responden al hecho de que, muchas veces los padres extranjeros desconocemos totalmente el tema y nos sentimos perdidos sin saber cómo actuar en estos casos pues no conocemos a profundidad el sistema educativo y cuáles son los derechos de nuestros niños. Para terminar, nos gustaría dirija unas palabras finales a los padres extranjeros que leerán esta entrevista.

Estén muy pendientes de sus hijos, mantengan una estrecha comunicación con ellos. Tengan en cuenta que los niños cuando son víctimas de hostigamiento por lo general sufren en silencio, por lo que es nuestra responsabilidad no permitir que esto suceda porque las consecuencias pueden ser fatales. Si sospechan de que sus hijos son víctimas de hostigamiento, intervengan inmediatamente a fin de detener el problema, no dejen que la situación se agrave porque puede traer consecuencias fatales para sus hijos. 

 

 

Hyogo Ken Zainichi Gaikokujin Kyoiku Kenkyu Kyogi Kai

Entidad que brinda asistencia y orientación para continuar estudios superiores a los extranjeros residentes en la prefectura de Hyogo. Tel: 078-231-0290 (en japonés) Horario de atención: De 10 a 17 Hrs. Kobe shi, Chuo ku, Yamamoto doori 3-19-8 Kaigai Ijyu to Bunka no Koryu Senta 3 F


 

Escrito por Roxana A. Oshiro y Fabiola Oshiro












Navidad Latina Kobe, mensaje de los artistas



  • Boletín de Noticias

  •  
  • Suscribirse


























Copyright © , Revista Latina| Email | Aviso Legal y Protección de Datos.