Por: | en: Educación | el: | Imprimir Print


Hace una semanas llegó a nuestras oficinas el folleto "Tsuuyaku wo ninau kodomotachi Iryoo to comyunikeeshon” (Niños que se dedican a la interpretación en  tratamiento médico y comunicación), publicado por la organización Medint con sede en Kobe. El material, que es un resumen de un seminario realizado en diciembre pasado, llamó nuestra atención pues narra varios testimonios de personas extranjeras que de niños se desempeñaron como intérpretes de sus padres; estos relatos hacen un llamado a la reflexión sobre una situación que vemos cotidianamente en nuestra colectividad. A fin de profundizar en el tema, entrevistamos a la ciudadana japonesa Noriko Muramatsu, directora de dicha institución y quien además tiene una larga trayectoria como consultora de español del Centro de Información para Extranjeros de la Asociación Internacional de Hyogo (HIA).




Sra. Muramatsu, iniciaremos esta entrevista hablando sobre cómo y cuándo empieza su contacto con los hispanohablantes en Japón

Mi primer contacto con los latinos no se dio aquí sino en Paraguay donde trabajé como miembro voluntario de JICA desde 1988 hasta 1991. A mi regreso, me di con la grata sorpresa que habían empezado a llegar latinos debido al cambio de la Ley de Inmigración de 1990, entonces pensé que podía trabajar manteniendo contacto con los latinos, es así como en 1993 ingreso a trabajar como consultora de español del Centro de Información para Extranjeros de la Asociación Internacional de Hyogo (HIA), donde llevo 21 años atendiendo consultas de hispanohablantes residentes en Hyogo y otras prefecturas.


En base a su experiencia de más de dos décadas asistiendo a nuestra comunidad ¿Cuáles son los problemas o necesidades que afronta la comunidad hispanohablante en Japón?

Creo que los problemas o necesidades han ido cambiando de acuerdo al proceso migratorio que ha sufrido la comunidad, por ejemplo durante los primeros años debido a que los latinos llegaron como "dekasegui” las consultas giraban en su gran mayoría en torno al tema laboral (búsqueda de trabajo, despido, accidente de trabajo, etc). A partir del año 2000, debido a que empezaron a traer a sus familias o a tener hijos aquí, las consultas se fueron extendiendo a  temas relacionados con nacimientos, crianza, educación, asistencia médica, vivienda, etc. Y en estos últimos años, los tipos de consultas se han ampliado a problemas más complejos que requieren de la ayuda de profesionales en accidentes de tránsito, divorcios, juicios, violencia doméstica, deudas, asistencia médica, etc.


Además de trabajar como consultora en HIA usted dirige Medint, ¿puede hablarnos sobre su agrupación? 

Es una asociación sin fines de lucro que agrupa a intérpretes médicos con la finalidad de brindar asistencia a los extranjeros en el tema de interpretación médica. Para ello, dictamos cursos de capacitación para intérpretes médicos en español, portugués, inglés, chino y tailandés; además realizamos seminarios y otras actividades orientadas a concientizar a las autoridades y a la sociedad japonesa, especialmente a las personas que trabajan en el sector salud, sobre la problemática que viven los extranjeros en este campo. 


En diciembre pasado ustedes realizaron un seminario donde se habló sobre la falta de intérpretes médicos y el hecho de que muchos niños de nuestra comunidad estén llevando esta carga y del cuál han publicado un folleto que muy gentilmente nos hicieron llegar, ¿puede hablarnos sobre dicha actividad?

El seminario fue iniciativa nuestra y contó con el apoyo de Kobe Shi Kango Daigaku (Universidad de Enfermería de la Ciudad de Kobe), en él se trató sobre la situación de los niños extranjeros que hacen las veces de intérpretes médicos de sus padres y/o familiares a fin de concientizar a la sociedad sobre esta problemática y llamar a la reflexión sobre la situación que viven dichos niños. Tuvimos como expositores a tres personas que de niños asumieron el rol de intérpretes médicos de sus padres quienes compartieron con nosotros sus valiosas experiencias y a la educadora brasileña Lidia Hadano quien habló acerca de la situación que viven los niños de la comunidad brasileña con respecto a este tema. Hadano explicó que actualmente, en la comunidad brasileña hay niños de 6 y 7 años que están haciendo las veces de intérpretes de sus padres no solo en hospitales, sino también en escuelas y otros lugares; dijo también que este hecho produce orgullo en los padres pero que habría que preguntarse qué es lo que sienten los niños. 


¿De acuerdo a su experiencia en el campo, cree usted que no se debe recurrir a los niños para ejercer el rol de intérpretes médicos?

Creo que no es lo más recomendable porque constituye una enorme carga emocional y porque la traducción en el ámbito médico requiere ciertos conocimientos que un niño no maneja; pero tampoco puedo decir que no se recurra a ellos, ya que si no hay nadie más quien asuma este papel, en un momento de emergencia pueden ayudar mucho e inclusive salvar una vida, como ocurrió con una joven peruana quien nos narró su experiencia durante el seminario y cuyo testimonio se encuentra en el folleto publicado. Ella contó que el haber tenido que asumir el rol de intérprete para su familia cuando era niña fue una carga muy dura, pero que el haber podido salvarle la vida a su hermano menor cuando sufrió un paro cardiaco al darle oportunamente masajes al corazón y llamar a la ambulancia ante la mirada atónita de sus padres; convirtió dicha carga en felicidad y motivación para seguir la carrera de intérprete médico, que es lo que viene haciendo actualmente.


¿Entonces, debemos entender que no necesariamente es malo o contraproducente pedirle a un niño hacer de intérprete?

Es difícil responder esto, creo que si no hay otra salida podemos recurrir a un niño, pero debemos tener en cuenta si esto no le afectará como le ocurrió a otra de nuestras expositoras, una joven de nacionalidad vietnamita. Ella narró que el haber tenido que asumir el papel de intérprete de su familia le había dejado huellas imborrables como cuando tuvo que pasar por la dura y amarga experiencia de escuchar del médico que su padre estaba desahuciado y además tener que decírselo a él y a sus demás familiares, o como cuando tuvo que presenciar como intérprete el parto de su hermana mayor, situaciones para las que ella manifestó no se encontraba preparada y que ni siquiera entendía.


¿Qué enseñanza o reflexión se recogió del seminario?

A través de este seminario y gracias a la exposición de las personas que compartieron con nosotros sus valiosas experiencias,  se llegó a 3 conclusiones importantes que queremos transmitir a la sociedad, especialmente a quienes trabajan en el área de salud, éstas son:

1. Se delega a los niños ésta difícil tarea porque los hospitales no tienen intérpretes para poder atender a pacientes extranjeros.

2. Si bien es cierto que existen situaciones en las que, en caso de no haber un intérprete médico, se puede recurrir a un niño;  también hay situaciones extremas en las que delegarles esta función puede ser contraproducente por lo que es necesario tener en cuenta la situación, la edad, el nivel de dominio del idioma japonés y el carácter del niño. En ese sentido es importante que si se delega esta tarea a un niño, tanto sus padres como los médicos tengan consideración y le den un trato adecuado a su edad.

3. Es importante que los adultos nos preocupemos en poder cubrir la necesidad de intérpretes médicos a fin de que no tengamos que delegar esta tarea a los niños.


Tenemos entendido que en algunos países, como por ejemplo EEUU, existen leyes que no permiten que los niños desempeñen el rol de intérpretes médicos, ¿hay una regulación al respecto en Japón?

En Japón no existe ninguna ley o regulación que prohíba que menores de edad puedan ser intérpretes en el campo médico como ocurre por ejemplo en EEUU donde los intérpretes médicos deben ser mayores de 21 años. Es por eso que si un niño es llevado por sus padres o familiares como intérprete, el personal médico está obligado a brindarle la información que solicite.


Sra. Muramatsu muchas gracias por atender a nuestra entrevista y para terminar ¿cuál sería su mensaje final sobre el tema?

Creo que es necesario que los adultos preparemos un sistema de intérpretes médicos a fin de que no tengamos que recurrir a los niños, pero para esto es necesario concientizar a las personas que trabajan en el sector salud sobre la necesidad que tienen los extranjeros en Japón de ser atendidos en su idioma a fin de que apoyen al establecimiento de un sistema de intérpretes médicos. Asimismo, es importante hacer entender al gobierno que el establecer un sistema de interpretación médica  para recibir un tratamiento adecuado, es un tema relacionado a los derechos humanos; si los japoneses pueden ir a un hospital sin tener preocupación de idioma, los extranjeros también tienen derecho a recibir ese mismo beneficio sin tener que estar recurriendo a sus niños. Creo que es un tema que necesita atención inmediata porque en los próximos años este problema se acentuará ya que la comunidad hispanohablante ha empezado a envejecer; quienes llegaron aquí con 40 años ahora están con 60 o más, prueba de ello es que cada vez son más las consultas sobre enfermedades relacionadas al envejecimiento y al kaigo hoken (seguro de atención y cuidados para personas mayores). 


Medint

Web http://medint.jp

Email: medint2005@yahoo.co.jp


Centro de Asesoramiento e Información para Residentes Extranjeros de la Asociación Internacional de Hyogo

Servicio de consultas sobre la vida cotidiana en inglés, chino, español y portugués.

Horario: De lunes a viernes de 9:00 a 17:00 Hrs.

Teléfono: 078-382-2052






tu nombre*

correo electronico*

comentarios*
You may use these HTML tags:<p> <u> <i> <b> <strong> <del> <code> <hr> <em> <ul> <li> <ol> <span> <div> <a> <img>

validador*
 









Navidad Latina Kobe, mensaje de los artistas



  • Boletín de Noticias

  •  
  • Suscribirse