Get Adobe Flash player





Kobe y Tohoku: Experiencias que no debemos olvidar

Por: | en: Actualidad | el: | Imprimir Print



El pasado 17 de enero se conmemoró 20 años del Gran Terremoto de Kobe en el cual  perdieron la vida 6,434 personas, más de 48,000 familias quedaron sin hogar y en el que el 80% de las víctimas murieron aplastadas o por asfixia debido al derrumbe de casas y edificaciones; mientras que el próximo 11 de marzo se cumplirán cuatro años del Gran Terremoto y Tsunami de la Zona Este de Japón que dejó 15,845 muertes, 3,380 desaparecidos y durante el cual el 92.5% de las víctimas murieron a causa del tsunami. Para las personas que vivimos de cerca estas experiencias, pensar en esos momentos quizás nos lleva a experimentar emociones que no quisiéramos revivir, pero debemos entender que no podemos olvidar pues eso solo nos haría vulnerables ante experiencias como las mencionadas. La sociedad japonesa conmemora estos aniversarios honrando la memoria de quienes fallecieron y agradeciendo por la vida sin olvidar la lección aprendida. Es importante que los extranjeros que residimos en Japón  tomemos conciencia de lo vulnerables que somos si no nos preparamos y aprendemos cómo actuar frente a un desastre natural, pues aunque no podamos evitar que sucedan podemos minimizar los daños; es por ello que en esta oportunidad compartimos con ustedes testimonios de personas, que desde diferentes perspectivas, han vivido la experiencia de estas dos últimas catástrofes naturales de Japón


Amira Rengifo


Han transcurrido casi cuatro años de la catástrofe del 11 de marzo del 2011, pero en Miyagi la gente no puede recuperarse del susto y anda preparada, tiene todo en su carro, como para salir corriendo en cualquier momento, psicológicamente muchas personas siguen  muy afectadas por la terrible experiencia. 

A nosotros ya nos habían avisado que ocurriría un gran terremoto y tsunami, 3 días antes del maremoto tuve mi último simulacro en la fábrica en la que trabajaba, esto me ayudó mucho porque cuando ocurrió el maremoto yo sabía por dónde debía escapar, sabía que no tenía que esperar a nadie, que cada uno tenía que salvarse por sí solo. 

Yo vivía en Izushima Terama (isla que pertenece a la ciudad de Onagawa, prefectura de Miyagi), con mi esposo, mi hijo y mis suegros, pero cuando ocurrió el terremoto me encontraba trabajando en Onagawa. Apenas ocurrió el terremoto los jefes reunieron a todos los trabajadores y nos dijeron que este era el maremoto del que se nos había venido hablando y por el que realizamos muchos simulacros de evacuación, que teníamos que evacuar inmediatamente y que ya sabíamos lo que teníamos que hacer. Yo agarré mi bicicleta para escapar pero mi jefe me dijo que mejor suba al carro de mi amiga, pero él se quedó, se lo llevó el mar. 

Con el carro solo pudimos subir hasta cierta altura porque debido a que aumentaban los carros, no podíamos avanzar, así que bajamos del carro y empezamos a correr hacia la parte más alta;  desde ahí pude ver como el mar se llevaba todo. Nos habían dicho que el tsunami sería de 5 metros, pero fue de más de 20 metros, eso hizo que mucha gente muriera porque creyeron que a una altura de más de 5 metros se salvarían pero no fue así. La primera oleada fue despacio, no vimos ola, solo vimos como el mar subía poco a poco su nivel, pero poco después vino una ola gigantesca, era inmensa, como un remolino, algo indescriptible; y en su interior podíamos ver como levantaba árboles, casas y todo lo que encontraba a su paso. 

El terremoto fue a las 2:46 de la tarde, los que evacuamos al cerro no pudimos bajar hasta las 7 am del día siguiente, tuvimos que pasar la noche ahí porque el mar no se retiraba, ese día hacía  mucho frío, nevó mucho. Cuando bajamos al día siguiente, era imposible caminar, todo el lugar estaba lleno de  lodo muy sucio y con muy mal olor, nos evacuaron en helicóptero hasta el complejo deportivo de Onagawa donde me encontré con mi hija, mi yerno y mi nietecito de casi 4 años, nos abrazamos llorando, aunque había encontrado a mi hija y su familia no sabía nada de mi esposo, mi hijo y los abuelos. Fueron días de mucha angustia pensando en ellos y cuando ya perdía las esperanzas de volverlos a ver, mi esposo llegó al refugio donde me encontraba. Justo para amanecer ese día había soñado con él, me levanté y le conté a mi hija, ella me dijo que seguro el papa, como ellos le llaman, nos estaba buscando. Cuando lo vimos llegar, fue una alegría muy grande, no podía creerlo.

Me cuenta mi esposo que cuando ocurrió el terremoto, gracias a Dios el había regresado temprano a casa y se encontraba durmiendo en el segundo piso mientras que los abuelos estaban en el primer piso y mi hijo aún en la escuela. Apenas pudo, sacó de la casa a sus padres, si no hubiera hecho eso, habrían muerto porque el tsunami se llevó todo, incluyendo nuestra casa y las dos embarcaciones que mi esposo tenía porque se dedicaba a la pesca.

Los días siguientes fueron muy duros, primero en el refugio y luego casi un año en una vivienda provisional, luego compramos una casa donde actualmente vivimos. Mi actual casa está ubicada en una de las zonas donde llegó el tsunami, y aunque yo no quería vivir ahí, no me quedó más remedio que aceptar porque después del maremoto las casas han subido mucho su precio, siendo más baratas las que están ubicadas en las zonas por donde pasó el tsunami.

Después del maremoto quedé muy afectada psicológicamente, necesitaba hablar en español sobre lo que sentía, gracias a Dios llegaron desde Kobe a brindar ayuda los miembros del Centro Multilingüe FACIL y de la radio FMYY, ahí conocí a la Sra. Shizuyo Yoshitomi quien me puso en comunicación con Comunidad Latina Hyogo, cuyos miembros no solo me dieron mucho apoyo sino que me brindaron la oportunidad de poder, a través del programa radial  "Salsa Latina”, compartir mi experiencia y comunicar lo que sucedía aquí. Participar en el programa de radio fue para mi como una terapia para superar los malos momentos, esperaba con ansias cada miércoles la llamada porque hablar de mi situación en mi idioma me ayudaba mucho. También estoy muy agradecida con todas las personas  que me brindaron su ayuda, que vinieron a verme o que me enviaron víveres, ropa, etc.; a todos ellos les agradezco de corazón.

Aún tengo miedo, antes me gustaba el mar, ahora le tengo miedo, lo que yo pase no se lo deseo a nadie. Les recomiendo que se preparen desde ahora, que averigüen que deben hacer y a dónde deben ir en caso se produzca un terremoto o maremoto. Tengan su mochila preparada con provisiones y llegado el momento, traten de mantener la calma y actuar con rapidez, es importante para salvar su vida.

 

Director del Cuerpo de Bomberos del Distrito de Nagata (Kobe)

 


Entrevista al Señor Hideki Ishida, Director del Cuerpo de Bomberos del Distrito de Nagata (Kobe), quien desde hace 33 años se desempeña como bombero. Cuando ocurrió el Gran Terremoto de Kobe se encontraba trabajando en la oficina de la Escuela de Formación de Técnicos de Emergencias Médicas de la Central de Bomberos, durante el terremoto se dedicó a coordinar las tareas de los voluntarios y el envío de artículos para los damnificados.


¿Sr. Ishida, puede decirnos qué función desempeña el cuerpo de bomberos en caso de desastre natural?  

Creo que los extranjeros deben saber que el sistema de bomberos de Japón es un poco diferente al de los países extranjeros. En caso de desastre en algunos países el ejército o la policía se encargan también de hacer la función de los bomberos pero en Japón, básicamente es el municipio el ente que debe asumir las actividades de bomberos. 

El Gran Terremoto de Kobe (Gran Terremoto de Hanshin-Awaji) y el Gran Terremoto de la Zona Este de Japón (Terremoto y tsunami de Tohoku); nos ha hecho entender que cuando se trata de un desastre de gran escala el cuerpo de bomberos de la zona no puede responder a todas las necesidades que se presentan en ese momento debido a que el personal, equipo y vehículos con los que cuenta cada estación de bombero no son suficientes para hacer frente a desastres de tal magnitud.  Es por eso que en caso de ocurrir un gran desastre tenemos que pedir ayuda a las estaciones de bomberos de las ciudades y prefecturas vecinas, quienes deben acudir inmediatamente. Para esto tenemos el sistema llamado Kinkyuu Shooboo Enjyo-tai (Equipo de Ayuda de Emergencia de Bomberos) creado después del Gran Terremoto de Kobe y consiste en que por orden del gobierno todas las unidades de bomberos de Japón deben brindar todo el apoyo a la zona de desastre. 

El Terremoto de Kobe nos hizo llegar a la conclusión de que los ciudadanos deben  actuar desde un primer momento ayudándose mutuamente porque no siempre los bomberos podemos acudir inmediatamente, todo dependerá de la magnitud del siniestro. Además, es importante que tengan en cuenta que los bomberos que estamos en la zona afectada también somos damnificados, por lo que, en caso de producirse un terremoto trabajaremos en las medidas de nuestras posibilidades hasta que llegue la ayuda. Y en caso de producirse un tsunami tenemos una regla establecida, realizar actividades en la zona damnificada solo hasta un tiempo limitado y luego evacuar junto a la población rescatando la mayor cantidad posible de nuestros equipos.


¿Cuáles fueron las dificultades con las que se encontró el cuerpo de bomberos al producirse el Gran Terremoto de Kobe?

Cuando ocurrió el Terremoto de Kobe el mayor problema fue controlar la gran cantidad de incendios que se produjeron debido a que los equipos para apagar el fuego que teníamos nosotros y algunos barrios no  fueron suficiente, además las tuberías de agua colapsaron, no había agua. Es por eso que desde entonces se viene enseñando a la población cómo controlar el fuego y promoviendo el uso de extinguidores. 

Otro problema fue que muchas personas nos solicitaban que acudieramos a rescatar víctimas de entre los escombros y no pudimos responder al llamado de todas porque no teníamos suficiente personal ni ambulancias. Por ello venimos dando curso de tareas de rescate y de primeros auxilios a la población, pues esto ayudará a salvar vidas. 

De las lecciones aprendidas del Gran Terremoto de Kobe, como bomberos, creemos que se debe dar prioridad a combatir el incendio a fin de evitar que se siga propagando, esta es la idea actual de cómo se debe afrontar un terremoto o cualquier otro tipo de desastre de gran escala en el que se produzcan incendios. Asimismo, se ha implementado una estación de primeros auxilios en cada estación y en cada central de bomberos (shobosho) y en cada oficina municipal (kuyakusho) a fin de poder dar los primeros auxilios a heridas, torceduras, etc. Esto es para que las personas con heridas leves puedan ir por su cuenta a los hospitales en caso de ser necesario y destinar las ambulancias solo para atender y transportar personas que se encuentran en delicado o grave estado de salud. 

Cuando ocurrió el Terremoto de Kobe nadie pensó que un desastre de tal magnitud podía suceder, no había experiencia anterior de una catástrofe similar por eso se presentaron varias dificultades. Ahora estamos tomando medidas en base a lo que hemos aprendido de dicha experiencia, en aquel  momento creíamos que "Nunca acontecería”, ahora decimos "No es de extrañar que suceda, así que preparémonos con antelación”.


¿Qué debe hacer la población en caso de ocurrir un gran terremoto o tsunami?

En caso de terremoto, si la vivienda quedó muy dañada, evacuar a un refugio y estar atenta a las noticias. Si vemos que existe el peligro de producirse un tsunami, se deberá evacuar inmediatamente hacia un lugar alto. Esto debe hacerlo cada uno por sí mismo, cada uno tiene que ser consciente de que debe proteger su vida. 

Actualmente, en cada barrio de Kobe y de otras ciudades, se vienen realizando simulacros de evacuación, entrenamiento para uso de extinguidor, entre otros; el objetivo de estas actividades es que toda la población tenga conocimiento de cómo actuar al momento de ocurrir un desastre, es importante que todos participen. 


¿Debemos entender que en caso de desastre la población debe actuar y no esperar a que llegue los bomberos o cualquier otra entidad de ayuda?

En Japón, el concepto básico en caso de desastre es que cada uno tiene que protegerse a sí mismo. Cuando se trata de un desastre de gran escala en el que las víctimas llegan a miles y hay decenas de viviendas incendiándose; los bomberos solos no podemos hacer frente, es indispensable la colaboración de la comunidad local, la ayuda de cada persona. La regla en estos casos es, primero ver si su familia y casa están bien, luego ver si los vecinos están bien, y finalmente ver si las demás personas del barrio están bien. 


¿Cree usted que sería necesario que los extranjeros participemos más en actividades de prevención?

Pienso que sí, que japoneses y extranjeros vecinos deben participar juntos en los simulacros de evacuación y otras actividades pues en caso de emergencia, la cooperación entre el vecindario es fundamental. He podido ver que cuando se organizan este tipo de actividades por lo general los ciudadanos extranjeros no participan. Si próximamente ocurriera el Gran Terremoto de la Falla Nankai, los bomberos tenemos instrucciones de dar prioridad a apagar los incendios, es decir nos dedicaremos primero a extinguir el incendio para poder rescatar a las personas que quedaron atrapadas y evitar que el fuego se extienda a edificaciones contiguas. Es importante que tengan muy en cuenta este otro tipo de dificultades que pueden presentarse al momento de ocurrir un desastre de gran magnitud. También es importante saber cuáles son los riesgos que existen en la zona donde viven, esto se puede ver en el mapa de riesgo (Hazard Map).


¿Dónde podemos conseguir el mapa de riesgo de nuestra zona?

Este mapa ha sido confeccionado por Kobe y otras ciudades de Japón porque la ley así lo establece y debe ser distribuido gratuitamente a cada hogar.  Por ejemplo, en la prefectura de Hyogo es distribuido por la municipalidad de cada distrito de la ciudad de Kobe (kuyakusho) a cada hogar en junio de cada año; existen dos tipos, versión de cada distrito (ku) y versión de toda la ciudad de Kobe. En él se indican datos importantes como que en caso de producirse un tsunami, en cuánto tiempo llegaría a donde nos encontramos. Por ejemplo se dice que de producirse un tsunami para la zona de Kobe, éste puede llegar aproximadamente en 83 minutos. Si se llegara a producir un gran terremoto en Kobe y están cerca a la costa, deben huir inmediatamente a lugares altos a fin de proteger sus vidas.


Nos dice que en caso de desastre cada persona debe salvaguardar su vida, ¿no cree que esto puede ser una dificultad para los extranjeros que no dominan el idioma japonés? 

Creo que sí, por eso aunque no hablen el idioma japonés deben participar junto a sus vecinos en los simulacros o entrenamientos, esto les será de gran utilidad en un momento de emergencia. Sinceramente, nosotros los japoneses, muchas veces no sabemos cómo hacer para que la comunidad extranjera participe en los simulacros porque nos preocupa su vulnerabilidad en caso de desastre,  de hecho la comunidad extranjera está considerada dentro del grupo de personas que requieren apoyo en caso de emergencia, al igual que los adultos mayores o personas con algunas limitaciones.


Mucho se habla de que puede producirse el Terremoto de Nankai ¿qué probabilidades hay de que ocurra? 

Hasta ahora, el Terremoto de Nankai viene ocurriendo periódicamente cada 150 años y que además produce tsunami. Este terremoto, desde que ocurrió el Gran Terremoto de Tohoku, ha pasado a llamarse Nankai Torafu Kyodai Jishin (Gran Terremoto de la Falla Nankai). Analizando lo que pude ocurrir en caso se produjera un gran terremoto similar al de Tohoku, la prefectura de Hyogo realizó una revisión de los daños que puede causar tales como la altura del tsunami en la costa de la prefectura, las zonas que se pueden inundar, etc.; pero no se puede determinar una fecha exacta, puede ser mañana o en muchos años más.

No hace mucho, dijeron que en un período no mayor de 30 años ocurrirá el Terremoto de Nankai y que es muy posible que se esté acumulado energía. Además, es importante aclarar que el Gran Terremoto de Kobe no es Terremoto de Nankai, es un terremoto epicentral que se produce por el desplazamiento de la falla. La última vez que ocurrió el terremoto de Nankai fue en el año 1946, por eso no sería extraño que próximamente ocurra. Cuanto más pasa el tiempo, la probabilidad es más alta.


Se estima que el 44% de las personas que actualmente reside en la ciudad de Kobe no ha tenido la experiencia del Terremoto ¿qué opina sobre esto?

Creo que las personas que vivieron aquella dura experiencia deben transmitir lo aprendido a las personas que no estuvieron en aquel momento y a las nuevas generaciones. Por otro lado, se debe hacer llegar a toda la población en general información en tema de prevención no sólo en japonés sino también en otros idiomas  pues en la prefectura de Hyogo reside un gran número de extranjeros y no todos entienden el idioma japonés. Ya la ciudad de Kobe ha implementado un nuevo sistema que es la llamada tripartita (sansha tsuuwa) que permite dar atención en diferentes idiomas a quienes llamen al 119 (número de emergencia), creo que esto es un avance pues este número se marca  en caso de requerir una ambulancia o llamar a los bomberos en caso de incendio. También, creo que es importante que como Kobe es una ciudad en la que hay varias agrupaciones extranjeras, se trabaje con dichas agrupaciones a fin de que ayuden a hacer llegar información a los miembros de sus comunidades. 


¿Qué recomendación final le daría a los residentes extranjeros?

Pienso que todos los que vivimos en Japón debemos saber lo que está aconteciendo en este país, lo que puede ocurrir en el futuro, qué medidas debemos tomar, etc.  Es importante que traten de informarse y entender que cada uno debe proteger su vida y tratar de mantener buenas relaciones con sus vecinos para que puedan vivir con tranquilidad.



Escrito por: Roxana A. Oshiro










ACTIVIDADES DE COMUNIDAD LATINA HYOGO(HLC)/ ひょうごラテンコミュニティ 活動内容




  • Boletín de Noticias

  •  
  • Suscribirse

















Copyright © , Revista Latina | Aviso Legal y Protección de Datos.