Pago de la deuda Hipotecaria: Por una planificación más realista

Por: | en: Temas Legales | el: | Imprimir Print



A finales del 2008 y entrado el 2009, por los efectos de la crisis económica mundial (quiebra de la financiera Lehman Brothers en los EE.UU) en Japón también se produjeron quiebras no solo de empresas sino de particulares que para dar de baja esas deudas tramitaron en los tribunales el famoso "jiko hasan” (quiebra personal), por su incapacidad de pago de las deudas.

Muchas familias latinas que habían comprado años atrás el ansiado "my home” (mi casa) entraron en "quiebra” sin poder pagar no solo la cuota hipotecaria sino otras deudas contraídas por compras de muebles, vehículos y las cuotas atrasadas del seguro de salud y el aporte jubilatorio.

Y al parecer actualmente muchas familias japonesas están incurriendo en el mismo error que cometieron los latinos, pues en estos años con las bajas tasas de interés, la publicidad del FLAT 35 que no es más que una trampa mortal porque compromete los ingresos hasta después de jubilarse y la misma necesidad de los bancos que deben aliviar la alta liquidez, han facilitado a familias de escasos recursos estos préstamos para la compra de una casa o un apartamento. En los Estados Unidos hicieron lo mismo en los ’90 y esa burbuja y sueño ficticio reventó en el 2007 con la "crisis del subprime”.

Cuando se prestan más allá de las posibilidades de pago es obvio que cuando entran en dificultades financieras y problemas de caja, sea empresa o particular, no pueden responder a los vencimientos de pago.

Con algunas, tal vez muchas, familias latinas residentes en Japón esa situación es siempre latente porque planifican muy poco, especulan demasiado y son optimistas más por ignorancia que por su sustentabilidad. Claro, excepciones las hay como en todas partes. 

Si la erogación por la cuota hipotecaria mensual, más costos de seguro y mantenimiento e impuestos no supera el 30% de los ingresos netos de la cabeza de familia están en un límite manejable en una situación de crisis, siempre y cuando tengan ahorros de uno o dos millones de yenes para cubrir esos costos fijos con las reservas durante 6 a 12 meses. Pero, si han comprado un inmueble cuya suma supera 5 veces el ingreso anual (puede ser de la pareja) y encima tienen un empleo inestable o precario, es muy difícil que a la hora de una situación adversa puedan responder con las cuotas hipotecarias en morosidad.

Los consultores japoneses serios recomiendan que para la compra de una casa lo ideal  es que pongan un adelanto del 30% del valor y que el crédito lo fijen en 20 ó 25 años como mucho para dejar un margen de extensión en caso de tener que reestructurar la deuda. Y además, que la cuota mensual con los gastos incluídos no supere el 25% del salario.

Sin embargo, ¿cuántas familias latinas que han comprado su anhelada casa han adoptado estos criterios y los respeta? Es de creer que muchos están con el FLAT 35 al máximo por lo que no es posible reestructurarla a más años, salvo que algunos de sus hijos acepte ser garante solidario con el excedente, algo que no es para nada recomendable.

Hoy, aún el empleo fijo como "shain” (planta permanente) no es tan estable ni permanente como antes. Tampoco, más allá de lo que pregona el gobierno y salvo en determinados cargos y funciones, no aumenta de manera progresiva el salario. Al contrario, pasado los 50 años de edad pueden ser objeto de retiro anticipado y reubicación en firmas subsidiarias con una reducción salarial del 20 al 40%. En el caso de los extranjeros, si no tienen licencias de manejo de maquinarias y equipos de alta precisión o de cierta complejidad con un nivel aceptable de idioma japonés es casi imposible que puedan mantener los ingresos que tienen a los 40










Fiesta Peruana Kobe 2018, Décima edición/第10 回フィエスタ ペルアナKOBE 2018




  • Boletín de Noticias

  •  
  • Suscribirse